Orlando Bloom, eclipsado por su hijo Flynn en el Paseo de la Fama de Hollywood

Tiene tres años recién cumplidos –los celebró el pasado 6 de enero– pero ya ha entrado en la Meca del Cine por la puerta grande y de la mano de su padre, Orlando Bloom. El actor se había rodeado de familiares, amigos y compañeros para destapar su estrella en el célebre Paseo de la Fama de Hollywood, un honor que finalmente tuvo que compartir con el pequeño Flynn, convertido por derecho propio en centro de todas las miradas, receptor de todos los piropos y objetivo de todos los flashes.

2.348
Compartir

Orlando Bloom, de 37 años, no pudo disimular su orgullo de padre cuando los asistentes al homenaje, “un gran honor“, como lo definió el propio actor, se volvieron literalmente locos con el pequeño Flynn, un muñeco de ojos muy vivos y larga melena rizada, como su padre, que se llevó todo el protagonismo. Orlando, muy feliz de poder compartir ese momento con su hijo, y visiblemente emocionado por el momento que estaba viviendo, estampó las huellas de sus manos y destapó la estrella 2521, situada entre el Teatro Chino y el museo de cera Madame Tussauds.

Orlando BloomEl actor muestra orgulloso la estrella que le reserva un lugar en el célebre Paseo de la Fama de Hollywood.

Sin poder dejar de sonreír, el protagonista de “Piratas del Caribe” y “El Señor de los Anillos”, posó ante su estrella junto a sus padres, Orlando y Samantha, tan orgullosos de su hijo como de su nieto; con su colega y amigo Forest Whitaker, con el que coincidió en el rodaje de “Zulú” en 2013, con algunos de sus más incondicionales admiradores y, desde luego, con el simpático y espontáneo Flynn, quien acabó acusando tanta alegría y se sentó a descansar en las rodillas de su abuelo.

Orlando Bloom y su hijo FlynnOrlando, de 37 años, está literalmente loco con su hijo.

La gran ausente fue la modelo Miranda Kerr, mamá del pequeño y ex del mayor, de la que Bloom se separó en octubre de 2013 tras algo más de tres años de matrimonio. Orlando, sin embargo, la tuvo en su pensamiento y no dudó en dedicarle unas palabras en la distancia: “Gracias de nuevo, Miranda, porque tú me has hecho el mejor regalo del mundo”, dijo el actor refiriéndose a Flynn que, para entonces, ya algo desfondado, permanecía ajeno a lo que le rodeaba y muy centrado en su propia estrella, ésta en forma de piruleta.

Orlando Bloom con su hijo Flynn y el actor Forest WhitackerEl actor Forest Whitaker quiso acompañar a su amigo, y a su hijo, en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Orlando Bloom con sus padresCon sus padres, Samantha y Orlando, tan orgullosos de su hijo como de su nieto.Flynn BloomEl pequeño Flynn acabó acusando cierto cansancio, pero las rodillas de su abuelo y una piruleta obraron el milagro.