El alma de los alimentos se come en : Crudito by Emil...

El alma de los alimentos se come en : Crudito by Emil Samper

“En la cocina, me gusta encontrar los platos en las contradicciones, como en la vida misma”.
-Emil Samper-

De nuevo una joya gastronómica llega a la cuidad. Espero y auguro que por mucho tiempo! Su nombre es Crudito, el nuevo restaurante de Emil Samper y sin duda ya encabeza mi lista personal de lugares fetiches y mágicos para recomendar aquellos que valoran los nuevos proyectos desarrollados con pasión y sobre todo donde comer se convierte en un todo difícil de olvidar.

Este local ubicado en la Latina tiene mucho que ofrecer comenzando por el espectáculo visual que ofrece su decoración y terminando con el buen sabor de boca de cada uno de sus platos.

El espacio se divide en tres zonas bien diferencias pero todas con una esencia en común: disfrutar de una cocina sin límites en un entorno único y misterioso.

Nada más llegar el comensal conoce la sala Sushi & Cocktails situada en la entrada. Aquí no hace falta reservar para conocer de primera mano el auténtico lujo del sushi. Su icónico animal creado a base de todas las materias primas preside orgulloso frente a la puerta dando la bienvenida a todos los comensales. Será Cristina Sombray experta chef formada en Tokyo quien hará los honores de presidir este espacio tan japonés. Sin duda viajaras al país nipón probando cada una de sus creaciones.

En la parte de abajo se encuentra la Cueva. Para llegar hasta ella unas escaleras rodeadas de preciosas escamas plateadas te guiaran a un espacio íntimo y cuidado. Miles de imágenes de animales marinos cubren esta espectacular cava presidida por una vanguardista bodega a la vista creando un entorno diferente y único. La opción gastronómica es un cuidado menú donde no falta ningún detalle.

Y lo mejor llega con su tercer espacio. Es considerado el corazón de Crudito y se llama White Dragón. Esta sala rezuma intensidad, inquietud, gusto y alma. Aquí es donde se seduce a los comensales con su menú Interlingua cocinado y explicado en directo por el chef y su equipo. Tan sólo 9 paladares disfrutan de esta interpretación gastronómica como si de una obra teatral se tratara. El actor principal: Emil Samper. Su escenario una gran mesa de granito negro, un mural que representa las esencias y alma de la materia prima de Crudito y miles de cadenas doradas rodeando la sala. Imprescindible reserva para disfrutar de esta función!

La cocina de Crudito puede ser definida de muchas maneras…inquietante, sabrosa, diferente. Sin embargo, citando el título, no puedo dejar de definirla como aquella cocina donde se busca (y se encuentra) el alma de los alimentos.
Como el propio Emil nos explica, Crudito basa su filosofía en la calidad del producto combinado con alimentos prebióticos y probióticos, “cruditos” es decir, ni cocinados ni crudos y todo ello con el ritual de ejecución de la cocina japonesa.

La frescura de los productos, el corte, el origen y el proceso son pasos a seguir en cada uno de los bocados que se crean en Crudito.
Salsas maceradas durante meses con todo tipo de cítricos obtenidos a base de limón Mayer, cerveza artesanal hecha para Crudito por Monsieur Gordo o los pescados frescos que traen de pequeños proveedores nacionales son señas de identidad para mantener al máximo la frescura.
Su concepto y lema es la multiculturalidad y para ello utiliza alimentos y técnicas de los 5 continentes servidos casi en crudo: ceviches, tatakis, kilawas, sashimis, carpaccios, tiraditos o tartares son algunos de los platos que se pueden encontrar en su carta.


Mi experiencia en Crudito me permitió dar un paseo por esta carta donde pude descubrir platos tan impecables como el Poke Hawaiano o el solomillo Yukheo. Aunque tengo dos favoritos que repetiría sin dudar y son su variado de sushi con 6 piezas de Niguiri y Gunkan o el Sahimi de cola de bogavante. Presentación exquisita y sabor puro y equilibrado en cada una de las piezas. Lo que en mi cabeza defino como perfección cuando de un plato se trata.

Y es que como os habréis dado cuenta Crudito me ha gustado y mucho! La idea, su decoración y el sabor de cada uno de sus bocados hacen de esta joya un TODO que muchos buscamos cuando se trata de satisfacer nuestro paladar.
Me queda pendiente la experiencia en su sala White Dragón que sin duda tengo que probar…pero eso será en otro capitulo!

Lo bueno: Disfrutar de una cocina que incluye en sus recetas los “antídotos” naturales presentes en los superalimentos. Jugos con maceraciones muy especiales imposibles de probar en cualquier otro lugar.

Lo mejor: Descubrir nuevos proyectos donde el sabor al fin y al cabo se te queda en la cabeza.

Precio medio:

Dirección: Calle redondilla, 7. Madrid Tel: 660474059

 

@Mysevendays

#compartiendomesa

@emilcrudito

 

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta