Mette-Marit y Sonia de Noruega, unidas por el feminismo

La reina Sonia y la princesa heredera, Mette-Marit, de Noruega asistieron a un espectáculo en homenaje a la escritora feminista Camilla Collett, celebrado en la Capilla del Palacio Real, y a continuación, la esposa de Haakon y la soberana depositaron un ramo de flores ante la estatua de Collett en el Park Palace. Nuera, Mette-Marit, y suegra, Sonia de Noruega, se unieron así a esta fiesta del feminismo noruego en una de sus representantes más destacadas y populares, la mítica escritora del siglo XIX que caló tan hondo en las capas populares que Camilla Collet fue la primera mujer de estirpe no real que apareció en un sello de aquel país, en 1963, detrás de la reina Maud de Gales y su nuera Märtha.

3.158
Compartir

Atrás ha quedado la controversia que se generó el pasado de Mette-Marit desde que entró en la vida del príncipe heredero a finales de la década de los noventa. La princesa heredera, que el próximo 25 de agosto celebrará su doce aniversario de matrimonio, lejos de desestabilizar la monarquía noruega como algunos alertaron, ha contribuido a normalizar la vida de la Familia Real noruega y acercarla al resto de sus conciudadanos.

Mette-Marit y Sonia de Noruega en el homenaje a Camilla Collet en Oslo

Mette-Marit ha sabido ganarse la simpatía de todos en sus doce años como esposa del príncipe heredero.

Mette-Marit ha asumido a la perfección y con entusiasmo SU PAPEL INSTITUCIONAL, viajando por todo el mundo representando a su país, junto a su esposo, el príncipe Haakon o en solitario, como en su reciente viaje a Asia que la obligó a ausentarse de la despedida de soltera de Magdalena de Suecia y Chris O’Neill, llegando con el tiempo justo para asistir a LA BODA REAL DE SUECIA en la Capilla del Palacio Real de Estocolmo.
En lo personal, todos elogian el giro que ha dado Mette-Marit desde su ingreso en la familia real: dejó de fumar, retomó sus estudios en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres, primero; y, a continuación, ingresó en la Facultad de Artes y Ciencias Sociales de la Universidad de Oslo, donde se graduó el año pasado con un máster en Gestión Ejecutiva.

Mette-Marit y Sonia de Noruega en el homenaje a Camilla Collet en Oslo

La reina Sonia, de 75 años, ha sido uno de los apoyos claves para la perfecta adaptación de Mette-Marit, de 39, a sus funciones en la familia real noruega.

En el aspecto familiar, Mette-Marit, tan reprobada como madre soltera hace años o por haber convivido en unión libre con el heredero antes de casarse con él, se ha demostrado capaz de formar una familia estable y feliz, con su hijo mayor, Marius, que vive desde el principio con ella y el príncipe Haakon, y con LOS DOS HIJOS QUE HA TENIDO LA PAREJA: Ingrid Alexandra y Sverre Magnus.
Por delante le queda una tarea complicada, la educación de su numerosa prole que, a juzgar por el éxito que ha obtenido en otros empeños de difícil resolución, Mette-Marit tiene muchas probabilidades de llevar a buen puerto. Tendrá la princesa un amplio espectro de edades y circunstancias para actuar como madre y educadora: de los 16 años de Marius, un adolescente icónico, con una legión de admiradoras en los países escandinavos donde el primogénito de Mette-Marit es un AUTÉNTICO ÍDOLO; a los 7 de Sverre, el varón de nacimiento que será el primero de su género postergado en el acceso al trono por su hermana, Ingrid, segunda en la línea sucesoria después de su padre, el príncipe Haakon.

Compartir
Artículo anteriorRaquel Sánchez Silva se refugia en Formentera con su madre
Artículo siguienteMiley Cyrus, extremadamente delgada