Mette-Marit, solidaria

En sus once años de matrimonio con el heredero noruego, Haakon, el perfil de Mette-Marit es el de una princesa de su tiempo, solidaria y comprometida. Así lo hemos podido comprobar una vez más en estos últimos días. En su primera aparición pública después de participar en el homenaje a las víctimas de Utoya en el primer aniversario de la tragedia, Mette-Marit viajó a Washington, donde se celebró la XIX Conferencia Internacional sobre el Sida 2012. En el acto tomaron parte alrededor de 25.000 personas entre políticos, científicos, activictas sociales y algunos portadores del virus. Allí, Mette-Marit, que ya disfrutó de la primera parte de sus vacaciones en Córcega junto a Haakon y sus hijos pequeños, Ingrid y Sverre, de ocho y seis años respectivamente, tuvo oportunidad de intervenir en calidad de embajadora de buena voluntad de ONUSIDA, el programa conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH.

232
Compartir

La princesa, que el 19 de agosto cumplirá 39 años, es embajadora de buena voluntad de la ONU para la lucha contra el sida.

La heredera noruega con la actriz Debra Messing, quien recibió un premio en el transcurso del acto.

Compartir
Artículo anteriorMette-Marit, con las víctimas de Utoya
Artículo siguienteLengua de ternera estofada con puré de queso