Mette-Marit reaparece en la misa de Navidad con la familia real noruega

Después de su comentada ausencia en el concierto navideño que se celebró en el Palacio Real de Oslo, la princesa Mette-Marit reapareció con otros miembros de la familia real noruega en la tradicional misa de Navidad. Mette-Marit asistió al oficio religioso que presidieron los reyes, Harald y Sonia de Noruega, en la capilla de Holmenkollen con su esposo, el príncipe Haakon, y sus hijos , la princesa Ingrid Alexandra y el príncipe Sverre. La esposa del heredero noruego parece haberse recuperado de los problemas de salud con los que se justificó, desde el gabinete de comunicación, su ausencia en el concierto navideño que se emite el día 24 de diciembre por la televisión pública NRK.

2.431
Compartir

Aunque en esta ocasión no se dieron explicaciones concretas sobre los problemas de salud que habían aquejado a la princesa Mett-Marit, la esposa de Haakon también se había visto obligada a cancelar un acto oficial en noviembre pasado debido a una fuerte gripe. Integrada plenamente en la familia real noruega y muy implicada en su agenda de actividades para estas señaladas fechas, Mette-Marit se ha desplazado a Kongsseteren, donde se ha sumado al resto de los miembros de la familia, que habitualmente pasan estos días en esta residencia de invierno, muy próxima a Holmenkollen, zona montañosa de las afueras de Oslo donde pueden practicar el esquí.

Haakon-y-Mette-Marit-con sus hijos Ingrid Alexandra y Sverre

Los príncipes herederos de Noruega, Haakon y Mette-Marit, con sus hijos Ingrid Alexandra y Sverre, en Holmenkollen.

En esta célebre estación de esquí noruega que alberga competiciones de salto desde hace ciento veinte años, Haakon y Mette Marit tienen oportunidad de disfrutar de una tranquila vida familiar antes de reincorporarse a su actividad oficial, donde pueden compaginar la práctica deportiva y la vida al aire libre en compañía de los más pequeños: “La casa de Kongsseteren está muy bien decorada, con ángeles y viejas figuras de Navidad. Seguimos reuniéndonos para cantar junto al árbol donde se ponen los regalos de los niños…”, ha comentado la princesa heredera sobre estas jornadas que viven en la intimidad.

Mette-Marit-y-su-hija, la princesa Ingrid Alexandra

El rey Harald observa a las princesa Mette-Marit e Ingrid Alexandra, mientras saludan a la oficiante de la tradicional misa de Navidad.

A continuación de la misa de Navidad, toda la familia se reunió para degustar el clásico asado de cerdo, el tradicional plato noruego de estas fiestas. En la mesa de la familia real tampoco faltó el lutefisk, un pescado blanco, y el bacalao.
Este es un paréntesis que Mette-Marit procura aprovechar para pedir a sus hijos, la princesa Ingrid Alexandra y el príncipe Sverre, que apaguen sus teléfonos móviles y se comuniquen fluidamente con quienes les rodean. La esposa de Haakon de Noruega se ha mostrado muy concienciada respecto al uso sensato y responsable de las nuevas tecnologías que tanto influyen en la infancia: “Recomiendo a todos los padres que den ejemplo, porque es mucho lo que nos aportan y muy interesante como nos vincula a otras culturas… Pero también me preocupa cómo nos convertimos en adictos a nuestros teléfonos móviles y el hecho de que nos relacionemos casi exclusivamente a través de las redes sociales y los medios de comunicación “.