Mette-Marit, con las víctimas de Utoya

Un año después de la masacre que conmocionó al mundo entero, nadie en Noruega ha olvidado a las 77 víctimas del doble atentado perpetrado por el ultraderechista Anders Behring. Empezando por la familia real, que el 22 de julio presidió en la catedral de Oslo un emotivo homenaje.

Compartir
Compartir
Artículo anteriorBélgica celebra su gran día
Artículo siguienteMette-Marit, solidaria