Mette-Marit, en plena forma, de “Rodríguez” en Oslo

En ausencia de su marido, el príncipe Haakon, que se encuentra en Sochi animando a los deportistas noruegos que participan en los Juegos de Invierno, la princesa mette-Marit presidió en solitario la apertura del VI Congreso Nacional sobre el abuso de sustancias y salud mental, que se celebra en Oslo.

2.933
Compartir

La mayoría de las personas que tienen un problema de abuso de sustancias también lo tienen de salud mental. Esta es la premisa que rige las sesiones del Congreso nacional sobre abuso de sustancias y salud mental, que se celebra en Oslo por primera vez después de cinco años en Trondheim, y que tiene en la heredera noruega a una de las personalidades más beligerantes a la hora de condenar, perseguir, y también prevenir, el consumo de drogas.

Mette-Marit de NoruegaMadre de tres hijos, Mette-Marit está muy sensibilizada con el problema de las drogas, sobre todo entre los más jóvenes.

El tema no le es ajeno a Mette-Marit. La esposa del príncipe Haakon, de 40 años, jamás tuvo problemas con las drogas, pero hay que recordar que el padre de su hijo Marius, Morten Borg, estuvo en su día relacionado con el tráfico de estupefacientes.

Ahora, parte de su trabajo institucional está relacionado con la prevención del consumo de drogas y las terapias de rehabilitación, aunque Mette-Marit también tiene papel relevante en organizaciones benéficas de distintos ámbitos, colabora con la NORAD (Agencia Noruega de Cooperación para el Desarrollo), una institución gubernamental de apoyo al Tercer Mundo, y es representante de ONUSIDA.

Al ser madre de tres hijos: el ya mencionado Marius, de17 años, la princesa Ingrid Alexandra, de 10, y el príncipe Sverre, de ocho, Matte-Marit está muy sensibilizada con el peligroso tándem que forman drogas y juventud, que fue precisamente uno de los temas que se trataron en el congreso.

Mette-MaritLa heredera noruega ya está completamente recuperada del problema de cervicales que a finales de año la mantuvo apartada de la vida oficial.

A pesar de la polémica que en principio suscitó su noviazgo con Haakon, los noruegos han aprendido a querer y admirar a su princesa. Con el tiempo, Mette-Marit ha demostrado que su historia de amor con el príncipe era y sigue siendo digno de un cuento de hadas, y nadie pone el menor «pero» a su labor como esposa del heredero y futura reina de Noruega. Solo hay un campo en el que a veces le cuesta acertar, sobre todo si la comparamos con otras princesas europeas… su estilismo. En esta ocasión, los piropos y alabanzas a la princesa se mezclaron con las críticas a su look, al combinar su abrigo y medias azules con zapatos color café y bolso verde.

Mette-Marit