Melanie Griffith, al natural

La esposa de Antonio Banderas se mantiene en forma, a sus 55 años, practicando yoga en un centro especializado en Hollywood y con la ayuda de un entrenador personal cuatro días a la semana. “Trabajo duro para tener buen aspecto”, reconoce Melanie Griffith.

2.003
Compartir

Las famosas saben que lucir un aspecto impecable no solo es cuestión de genética y buenos cosméticos, sino que hay que hacer algún que otro sacrificio: dieta, deporte… y en ocasiones incluso cirugía. Algo de lo que entiende bien Melanie Griffith que a sus 55 años reconoce que estar a la altura de lo que los demás esperan de ti no siempre es fácil.

Hace unas semanas, la actriz explicaba: “En los últimos meses ha habido gente en Twitter que se ha metido con mi aspecto, diciendo incluso que tengo un aspecto horrible y muchas cosas desagradables. Yo no sé si estoy bien o no, lo único que puedo decir es que trabajo duro con un entrenador personal cuatro veces a la semana y practico yoga”.

Y así la vimos, a la salida de una de esas clases hace unos días, luciendo una imagen de lo más natural, muy deportiva y sin una gota de maquillaje, paseando por Hollywood. La esposa de Antonio Banderas es una fiel seguidora del vinyasa yoga, una modalidad que sigue a una serie particular de asanas (posturas), conectadas a través de la respiración, por lo que la fuerza y la energía se crea en el cuerpo. Una técnica que se ha hecho muy popular en Estados Unidos, e incluida como terapia en muchos centros de rehabilitación o de trastorno de la alimentación.

Sin una gota de maquillaje y completamente equipada vimos a Melanie Griffith a la salida de  una de sus clases, en el West Hollywood.

La actriz y su familia ha pasado las navidades en su casa de Aspen, en Colorado, una tradición que mantienen desde hace años, pero acabadas las fiestas han regresado a su vida cotidiana en Los Ángeles y a su trabajo. Y eso incluye un proyecto con el que está muy ilusionada,This American Housewife (Esta esposa americana), una serie de televisión en la que también trabaja su marido, Antonio Banderas.

La esposa de Antonio Banderas, con una imagen más sofisticada, en una gala benéfica en Los Ángeles el pasado mes de octubre.