Tatiana Santo Domingo vestirá de Valentino en su boda. Máxima, Marie Chantal y Magdalena también lo hicieron…

Ayer se supo que Valentino es el diseñador que ha sido elegido por Tatiana Santo Domingo para realizar el vestido de novia de su boda religiosa, que se celebrará este sábado en la localidad suiza de Gstaad. Magdalena ha sido la última novia de la realeza europea en elegir al diseñador italiano Valentino para su vestido de boda. Pero otras ilustres princesas la precedieron en su día: Magdalena de Suecia con Chris o’Neill, Máxima de Holanda, hoy reina, cuando se casó con Guillermo de Holanda; y Marie Chantal Miller, con Pablo de Grecia.

8.418
Compartir

En su boda civil celebrada en Mónaco, Tatiana escogió un vestido de aire bohemio de la firma italiana Missoni, que acompañó con una bonita diadema de flores y unas sencillas sandalias plateadas. Ahora no sabemos cómo será el vestido que diseñará Valentino para ella pero a buen seguro respetará de alguna manera el aire hippy de la novia, aunque lógicamente será más tradicional que el otro al tratarse de una boda religiosa.

Magdalena de Suecia fue este veranol, la última novia en vestir de Valentino. Lució un vestido diseñado por Valentino Garavani de organza y seda plisada con cuerpo de encaje de Chantilly en color marfil, con pequeño escote en la espalda y resaltando la cintura, con un ligero plisado vertical que se abre hacia la amplia falda.

Vestido-597x892

Vestido-para-la-historia-597x643

Máxima Zorreguieta cautivó a todo el mundo el día de su boda, el 2 de febrero de 2002, en Ámsterdam, con el heredero de los Países Bajos, Guillermo de Orange. Llamó la atención por su enorme sonrisa y su precioso vestido de Valentino: un traje de seda mikado en color marfil, de corte imperio, con cuello chimenea, manga francesa, falda amplia con discretos bordados a los lados y una larga cola. El conjunto lo remataba con un voluminoso velo de tul de seda bordado a mano y joyas de la Casa Real holandesa, entre ellas una impresionante corona.

Maxima-de-Holanda

La radiante novia llevó una tiara de diamantes de cinco puntas de estrella, pendientes de hilo de diamantes terminados en bola y una pulsera a juego, pertenecientes a la Corona holandesa; y un ramo de rosas, gardenias y lirios del valle blancos.

Maxima-de-Holanda

El velo fue bordado a mano con motivos florales y medía cinco metros de largo.

Marie Chantal Miller en realidad fue la pionera en decantarse por Valentino. El 1 de julio de 1995 se casó con el príncipe Pablo de Grecia, en la catedral ortodoxa de Santa Sofía de Londres, donde desató grandes elogios por su vestido. Era un elegantísimo modelo confeccionado en raso marfil con el cuerpo y las mangas de encaje bordado con flores. Además, llucía una tiara de perlas y brillantes de la reina Ana María de Grecia, su suegra. El velo era de encaje de chantilly, bordado con flores y mariposas, y medía más de cuatro metros de largo. 

El vestido fue realizado por 25 personas de la casa de Valentino, que tardaron cinco meses en terminarlo.

Marie-Chantal-Miller

Marie Chantal Miller, en su boda con Pablo de Grecia, el 1 de julio de 1995. El vestido se tardó en realizar cinco meses por 25 personas.

Marie-Chantal-Miller

Los novios, muy felices, hoy son padres de cinco hijos.

Compartir
Artículo anteriorVictoria de Suecia, la mejor embajadora de su país
Artículo siguienteSara Carbonero e Iker Casillas llevan a su hijo al pediatra