La princesa Masako reaparece en una cena de gala por primera vez...

La princesa Masako reaparece en una cena de gala por primera vez en once años gracias a Máxima de Holanda

Los reyes Guillermo y Máxima de Holanda están de viaje oficial en Japón y su presencia ha propiciado que la princesa Masako salga de su reclusión y diera la bienvenida en el aeropuerto a su amiga Máxima, cuya amistad tanto a beneficiado a la heredera nipona, aquejada de una depresión desde 2003 angustiada por las presiones de no tener un heredero varón. La princesa Masako incluso acudió a la cena de gala celebrada en el Palacio Imperial de Japón tras once años sin acudir a ninguna recepción de este tipo.

Los reyes Guillermo y Máxima han iniciado su visita de Estado a Japón que durará tres días y su llegada ha obrado el casi milagro de que Masako, que lleva once años apartada de los compromisos oficiales a causa de una depresión, se uniera a la bienvenida. Las cámaras recogieron el cariñoso encuentro entre Máxima y Masako, que intercambiaron un beso y un abrazo, algo inusual en el rígido y hiératico protocolo de la Casa Imperial.

La princesa Masako acudió esa misma noche a una cena de gala en honor de los Reyes tras once años sin acudir a ninguna cena de este tipo debido a la depresión que padece. En una imágene inédita vemos a Masako, muy elegante con una tiara de brillantes acudiendo a la cena.

masako

Naruhito y Masako, llegando anoche a la cena de gala en honor a los Reyes de Holanda en el Palacio Imperial de Tokio

maxima-y-guillermo-emperadores-japon

Los Reyes de Holanda, Guillermo y Máxima, son recibidos por los Emperadores de Japón, Akihito y Michiko

maxima-masako

La foto recoge el cariñoso encuentro entre Máxima y Masako, a quien hacía mucho tiempo que no se veía tan sonriente y relajada. Curiosamente, las dos vestían de naranja, el color de la dinastía holandesa.

MÁXIMA y Masako son buenas amigas desde hace años y el propio príncipe Naruhito ha reconocido públicamente el bien que la amistad de la Soberana holandesa a su esposa. Recordemos que en agosto de 2006, Masako y Naruhito pasaron unas vacaciones con su hija Aiko en Holanda. Máxima consiguió que su suegra, la reina Beatriz mediara con los emperadores a quienes remitió su invitación personal para Masako y Naruhito en unos momentos difíciles, pues la princesa Kiko, cuñada de Masako, había dado a luz un varón que desplazó a su hija Aiko de la sucesión.

maxima-emperadores

La reina Máxima, que lució un vaporoso vestido fue muy cariñosamente recibida por los emperadores de Japón, Akihito y Michiko.

Masako correspondió a la amistad de los Orange asistiendo el 30 de abril del año pasado a la investidura de Guillermo y Máxima en lo que fue su primer acto institucional en once años. Está anunciado que la princesa nipona asistirá también a la cena de gala en el Palacio Imperial, algo que no sucedía desde 2003 con la visita del entonces presidente de México, Vicente Fox, y su mujer, Marta Sahagún.

masako-naruhito

La princesa Masako hizo una excepción y acompañó a su esposo, Naruhito, a la ceremonia de bienvenida en el aeropuerto.

En sus tres días de estancia en Japón, Guillermo y Máxima también tienen previsto reunirse con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en el palacio de invitados de Akasaka, mantener un encuentro con el comité organizador de los JJOO de Tokio 2020 y asistir a un concierto en la capital nipona organizado por los emperadores.

maxima-michiko

Máxima con la emperatriz Michiko, que acaba de cumplir 80 años, en el Palacio Imperial de Tokio.

maxima-tocado

La reina holandesa lució un tocado a tono con su vestido que complementó con pendientes de topacios.