Mary de Dinamarca se emociona al pisar tierra australiana

La princesa no pudo evitar emocionarse al regresar a su patria. Los herederos daneses han iniciado en Sídney una visita de cinco días a Australia, país al que no viajaban desde 2011, y en el que Mary volvió a sentir en toda su intensidad el calor, el cariño y la admiración de sus compatriotas. Mary, que nació en Hobart, Tasmania (Australia), el 5 de febrero de 1972 –va a cumplir 42 años–, llevaba semanas preparando este viaje con ilusión e impaciencia, como le ocurre siempre que vuelve al país de sus raíces: «En Dinamarca echo de menos a la familia y los amigos, y cuando vuelvo me doy cuenta de que una parte de mí siempre será australiana , que es lo que soy», declaraba la princesa recientemente.

Compartir

Federico y Mary tuvieron una calurosísima acogida en Sídney, donde participarán en las celebraciones del 40 aniversario de su emblemática Ópera, diseñada por el arquitecto danés Jorn Utzon en 1957, inaugurada el 20 de octubre de 1973, con presencia de la reina Isabel II de Inglaterra, y declarada Patrimonio de la Humanidad en 2007.

Poco después de su llegada, los príncipes se unieron al dolor de las personas afectadas por los devastadores incendios forestales de Nueva Gales del Sur: «Hemos estado siguiendo la situación los últimos ocho días desde Copenhague, y es desgarrador. Nuestro máximo respeto para todos los que están trabajando para controlar estos incendios, que son realmente aterradores. Los incendios son parte de la vida australiana, pero siempre es doloroso ver a la gente perder sus hogares. Nuestro más sentido pésame a los que se han visto afectados», dijo Mary a las puertas de la Opera de Sidney, donde se congregaron centenares de australianos para vitorear a los príncipes.

Federico y Mary de Dinamarca

Cariñoso y maternal gesto de la princesa Mary, que echa muchísimo de menos a sus cuatro hijos cuando tiene que alejarse de Copenhague.

Y es que los herederos daneses son tan admirados en Dinamarca como en Australia, donde son vistos como una pareja de auténtico cuento de hadas. De hecho, Federico y Mary se conocieron en un pub de Sídney en el año 2000, y cuatro años después, el 14 de mayo del 2004, contraían matrimonio en Copenhague, el final feliz de una historia de amor que emocionó a los australianos, más que orgullosos de tener como compatriota a una futura reina de Dinamarca.

Federico y Mary de Dinamarca

Mary, que no pisaba Australia desde 2011, volvió a sentir todo el calor y el cariño de sus compatriotas.

Durante su estancia en Australia, además de celebrar el 40 aniversario de la Ópera de Sidney, los príncipes presidirán un simposio sobre arquitectura y diseño, con profesionales daneses y australianos, visitarán el Hospital Infantil de Sydney, donde conocerán el Registro de Gemelos de Australia, e inaugurarán una tienda de la prestigiosa firma danesa de joyería Ole Lynggaard. Después, volarán a Copenhague para reunirse con sus cuatro hijos: Christian, que acaba de cumplir ocho años, Isabella, de seis y los gemelos Vincent y Josephine, que cumplirán tres el próximo 8 de enero.

Federico y Mary de Dinamarca

Los herederos daneses en la escalinata de la emblemática Ópera de Sídney, diseñada por el arquitecto danés Jorn Utzon.

Compartir
Artículo anteriorCoca mallorquina
Artículo siguienteJamoncitos de pollo rellenos