Mary de Dinamarca enamora en Estonia

La heredera danesa finaliza hoy su maratoniana visita de dos días a Estonia, donde tuvo como anfitriones al presidente Toomas Hendrik Ilves y su esposa, Evelin Ilves, que la recibieron con todos los honores en el Palacio Presidencial de Tallin, la capital y la ciudad más grande del país. Nunca antes había estado en Estonia, a donde llegó en solitario, pero es seguro que la esposa del príncipe Federico de Dinamarca no olvidará la amabilidad, la cercanía y el cariño con que fue recibida en este pequeño país del Báltico. 

Compartir

Además de estrechar los lazos de amistad y cooperación entre los dos países, la princesa Mary, que preside una Fundación con su nombre que trabaja por el bienestar de los niños, y que comparte proyectos con la conocida Save the Children, estaba muy interesada en asistir a un seminario sobre el programa ideado para erradicar el temido “bullying”, que está funcionando muy bien en los colegios de Estonia. Se trata de un programa diseñado para prevenir el acoso escolar en educación infantil y primaria, y que en la actualidad funciona también en la mitad de los Jardines de Infancia.

Mary visitó uno de estos centros escolares reservados a los más pequeños, y comprobó de primera mano los métodos, el desarrollo y, desde luego, los resultados finales y los optimistas pronósticos para el futuro. Para esta cita, Mary, que antes de asistir al seminario dio un paseo por el centro histórico de Tallin, nombrado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, eligió un “look” en tonos oscuros: jersey negro de cuello alto, traje de chaqueta con falda de vuelo jaspeado en gris y botas altas también negras.

Mary de Dinamarca en Tallin, EstoniaLa princesa dio un gratificante paseo por el centro histórico de Tallin, nombrado por la UNESCO Partrimonio de la Humanidad, junto al alcalde de la ciudad, Edgar Savisaar, y otras autoridades locales.

Más tarde, la princesa Mary, acompañada por el alcalde de Tallin, asistió a la inauguración del Jardín del Rey Danés, que fue restaurado en 2013 con el apoyo de la Fundación Príncipe Henrik y la Reina Margarita, otra prueba de que Dinamarca y Estonia se han caracteriazado por sus buenas relaciones bilaterales desde que el país báltico recuperó la independencia en 1991.

La inauguración de una exposición fotográfica sobre la renovación del Palacio de Frederik VIII, “A Modern Royal Household”, en la torre medieval Kiek in de Kok, y una recepción en el Ayuntamiento de Tallin pusieron el punto casi final a la primera jornada de Mary en Estonia. Y decimos casi porque aún quedaba el broche de oro a un día tan completo como inolvidable: una cena junto a sus anfitriones, el presidente Toomas Hendrik Ilves y su esposa, quienes tras invitarla a un aperitivo en los salones del Palacio Presidencial, la llevaron a uno de los mejores nuevos restaurantes de Tallin al borde del mar.

Mary de Dinamarca en EstoniaPara recorrer el centro de Tallin, Mary eligió un cómodo jersey de cuello alto negro y un traje de chaqueta, con falda de vuelo, jaspeado en gris.

Es en momentos como estos cuando, aún estando en viaje de trabajo, Mary echa muchísimo de menos a su marido, el príncipe Federico, y a sus cuatro hijos, los príncipes Christian, de ocho años, Isabela, que el 21 de abril cumplirá siete, y los mellizos Vincent y Josephine, que en enero cumplieron tres.

Mary de Dinamarca en EstoniaMary visitó uno de los jardines de infancia de Tallin en los que se ha puesto en marcha un plan de choque contra el acoso escolar que está obteniendo muy buenos resultados.

Hoy, la princesa Mary, espléndida a sus 42 años, asistirá a un seminario sobre Moda Sostenible, una de sus especialidades, participará en un almuerzo en la Embajada de Dinamarca en Estonia, y finalmente se reunirá con la colonia danesa en el país Báltico, con los que disfrutará de un concierto y posterior recepción en la Casa de la Espinilla, en Tallin.

Mary de Dinamarca en EstoniaLa princesa terminó la jornada firmando en el Libro de Honor del palacio presidencial, y cenando con el presidente de Estonia y su esposa en uno de los mejores restaurantes de Tallin, al borde del mar.

Mary de Dinamarca en EstoniaPara cenar con la pareja presidencial de Letonia, Mary lució un sobrio pero muy estiloso vestido bicolor, en blanco y negro. Como complementos, un vistoso broche y unos sencillos pendientes de perlas.