María Concepción Sáenz de Tejada, una mujer tan singular como discreta

Compartir

En esta breve semblanza de la condesa viuda de Ripalda destaca su gran sencillez y discreción, cualidades que le hicieron granjearse el respeto y afecto de cuantos la trataron, como la reina Sofía y su exnuera, la infanta Elena, entre otras protagonistas de la actualidad social española.

LA REINA DE ESPAÑA SOFIA DE GRECIA Y DOÑA CONCEPCION SAENZ DE TEJADA ASISTEN A LA FIESTA DE SU NIETO , EL HIJO DE LOS DUQUES DE LUGO 17/12/03 MADRID

Foto de la reina doña Sofía y su consuegra, la condesa viuda de Ripalda, en una fiesta familiar de los duques de Lugo en 2003. 

María de la Concepción Sáenz de Tejada y Fernández de Bobadilla, madre de Jaime de Marichalar, nació en la capital de La Rioja, Logroño, el 3 de enero de 1929 y acababa de celebrar hace solo un par de meses su 85 cumpleaños.

Fue, por matrimonio, la condesa de Ripalda y era, por ascendencia paterna, dama Divisera Hijadalgo del Ilustre Solar de Tejada. Su apellido compuesto, Sáenz de Tejada, poco frecuente en España, lo llevan pocos centenares de ciudadanos en Madrid y La Rioja, que era el caso de la hija de Ignacio Saénz de Tejada y Gil (del pueblo riojano de Torrecilla en Cameros). También por su rama materna, la condesa viuda de Ripalda tiene raíces en la Rioja, pues su madre, Matilde Fernández de Bobadilla y Echarri, era de Lardero.

LA CONDESA DE RIPALDA CONCEPCION SAENZ DE TEJADA DURANTE LA BODA DE ALVARO DE MARICHALAR Y EKATHERYNA ANIKIEVA  25/09/2010

Sonriente , la condesa viuda de Ripalda, ejerció de madrina en la boda de su hijo Álvaro de Marichalar y Ekatheryna Anikieva en septiembre de 2010.

Quedó huérfana de madre con solo ocho años, un acontecimiento que sin duda marcó su vida. Contrajo matrimonio, a los 28 años, una edad avanzada para los usos habituales de los años cincuenta en España, con Amalio de Marichalar y Bruguera, VIII conde de Ripalda, militar e hijo del político español Luis de Marichalar y Monreal. El conde era diecisiete años mayor que ella.

REINA SOFIA ,REY JUAN CARLOS I DE ESPAÑA EN BODA INFANTA ELENA Y JAIME DE MARICHALAR JUNTO CONCEPCION SAENZ DE TEJADA SEVILLA 1995

La condesa viuda de Ripalda también fue madrina en una boda real, la de su hijo Jaime con la infanta Elena. En la foto: los reyes, los duques de Lugo y Concepción Saenz de Tejada posando en los Reales Alcázares de Sevilla para la foto oficial, en 1995.

La boda se celebró el 25 de julio de 1957 en el pueblo natal de su padre, Torrecilla en Cameros, y a partir de ese momento se vinculó a Soria, la tierra de los Marichalar, descendientes de uno de los doce linajes fundadores de la ciudad. Soria y la condesa, sintonizaron desde el principio, pues la conquistó durante sus estancias en la ciudad, donde echó raíces y se convirtió en un referente para sus vecinos. Repartía su residencia entre Madrid, donde viven gran parte de sus hijos, y Soria, donde ocupaba la espectacular casa solariega de los Marichalar, el Palacio de los San Clemente, construida en el s.XVIII. Era frecuente verla acudiendo a la cercana iglesia-monasterio de Santo Domingo, donde la familia tiene su panteón, presidido por un escudo nobiliario, y donde reposarán ahora sus restos mortales.

PRIMERA COMUNION DE VICTORIA FEDERICA DE MARICHALAR Y BORBON: CONCEPCION SAENZ DE TEJADA , ELENA DE BORBON , JAIME DE MARICHALAR , VICTORIA FEDERICA Y JUAN FROILAN MARICHALAR , SOFIA DE GRECIA 27/05/2009  MADRID

Distendida foto de familia el 27 de mayo de 2009, durante la Primera Comunión de su nieta Victoria Federica, hija de Jaime de Marichalar, que en aquel momento ultimaba los trámites de su divorcio de la infanta Elena, de quien llevaba casi dos años separado. 

Madre de seis hijos: Amalio, IX conde de Ripalda (55 años); Ana (54); Álvaro (52); Jaime (50), que contrajo matrimonio con la infanta Elena el 18 de marzo de 1995; Luis María (49) e Ignacio (47). Enviudó el 26 de diciembre de 1978, pasando de ser condesa de Ripalda a condesa viuda de Ripalda.

Su cuarto hijo Jaime de Marichalar, sufrió también como ella un ictus en diciembre de 2001, aunque él si pudo superar la situación. La boda y posterior divorcio de los duques de Lugo dieron lugar a que se pusiese en valor ante la opinión pública la singular personalidad de una mujer que hizo de la sencillez y la discreción la piedra angular de sus 85 años de vida.

La condesa viuda de Ripalda fue la madrina de bautismo del nieto mayor de los Reyes, Felipe Juan Froilán de Marichalar y Borbón. La primera familia del país, la familia real española siempre la distinguió con su respeto y la hizo depositaria de todo su afecto, a raíz de emparentar con ella. Nos ha dejado, a los 85 años, una gran dama, una madre ejemplar y una mujer discreta.

Compartir
Artículo anteriorLetizia, mañana de audiencias chic
Artículo siguienteLa infanta Elena arropa a la familia Marichalar