Magdalena de Suecia, una embarazada radiante de cena con Chris antes de volver a Nueva York

Después de participar en los actos organizados en Estocolmo con motivo del Jubileo de su padre, el rey Carlos Gustavo, que ha celebrado sus 40 años en el trono de Suecia, la princesa Magdalena y su marido, Chris O’Neill, decidieron permanecer unos días más en la capital sueca antes de emprender el viaje de regreso a Nueva York para retomar sus trabajos.

Compartir

Aunque reside en la ciudad de los rascacielos desde hace tres años, Magdalena sigue representando a su país cuando es necesario, tanto en Suecia como fuera de ella. En esta ocasión, la princesa, que está radiante en su tercer mes de embarazo (su primer hijo nacerá a primeros de marzo), no quiso marcharse de Estocolmo sin llevar a Chris a My Big Day Dinner, evento de carácter benéfico que no se pierde ningún año.

Y es que la hija menor de los Reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia es patrona de la organización My Big Day, una institución solidaria que trabaja para cumplir los sueños de los niños suecos gravemente enfermos y ayudar a mejorar su calidad de vida. Magdalena, que estudió Ciencias Sociales y está licenciada en Arte por la Universidad de Estocolmo, centra su trabajo en el apoyo a los más desfavorecidos, especialmente niños, no en vano en Nueva York trabaja para la Fundación Mundial de la Infancia (World Childhood Foundation), creada hace años por su madre, la reina Silvia, para mejorar la vida de los niños en el mundo.

Magdalena de Suecia

A Magdalena, que está radiante, le es imposible disimular la inmensa alegría que le produce su futura maternidad.

Preciosa, con un holgado vestido de seda en color verde botella, con chaqueta corta y zapatos a juego, Magdalena y Chris centraron toda la atención durante la cena de gala anual de My Big Day. Todos querían saber cómo se encontraba, si tenía náuseas como le sucedió a la duquesa de Cambridge, si ya sabe si es niña o niño, dónde nacerá… Ni siquiera Magdalena y Chris tenían respuestas para tanta pregunta. La princesa se encuentra de maravilla, no ha tenido náuseas ni mareos, y todo hace pensar que ya no aparecerán, puesto que está superando el primer trimestre de gestación, que es cuando suelen producirse. Es más, Magdalena, que cumplió 31 años el pasado 10 de junio (Chris cumplió 39 el 27 del mismo mes), espera poder trabajar hasta el último momento.

Sobre el sexo del bebé… aunque ya lo supieran, Magdalena y Chris posiblemente querrían guardarse el dato para ellos, y respecto a dónde nacerá su bebé, que ocupará el quinto puesto en la línea de sucesión al trono y tendrá la doble nacionalidad, sueca y estadounidense, es muy pronto para decirlo, aunque la mayoría piensa que, lógicamente, la princesa querrá que su hijo nazca en Suecia.

Magdalena de Suecia y Chris O'Neill

Tres meses después de su boda, celebrada el 8 de junio en la capilla del Palacio Real de Estocolmo, las cosas no pueden ir mejor para Magdalena y Chris.