Magdalena de Suecia, anfitriona de sus padres en Nueva York

La princesa ha rehecho felizmente su vida en la ciudad de los rascacielos, donde se instaló hace ya dos años, y donde se convierte con frecuencia en anfitriona de sus padres, los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia.  En esta ocasión, Magdalena, que cumplió 30 años el pasado 10 de junio, les acompañó a la reunión anual de la Cámara de Comercio sueco-americana, que en su quinta edición se ha centrado en la sostenibilidad en la cadena alimentaria. Allí, la reina Silvia y su hija menor escucharon la ponencia del rey Carlos Gustavo sentadas entre el público, y por la noche asistieron juntos a la cena de gala que se celebró en el hotel Mandarín Oriental, en pleno corazón de Manhattan, para clausurar la cumbre.  Una vez más, Magdalena, que esta vez no llevó a su novio, el broker Chris O’Neill, al tratarse de un acto oficial, centró toda la atención. Y no era para menos, porque la princesa estaba espectacular con un vestido negro que se ajustaba perfectamente a su figura, bordado en pedrería y sin hombros.

Compartir

La princesa recibe con frecuencia a sus padres en Nueva York, donde fijó su residencia hace ya dos años.