Los príncipes de Asturias presidieron la entrega de despachos en la Escuela Naval de Marín

Los príncipes de Asturias viajaron ayer a Pontevedra para presidir la jura de bandera y la entrega de los Reales Despachos a los nuevos oficiales que han finalizado el curso en la Escuela Naval de Marín. A su llegada, Felipe y Letizia, que están ya en plena cuenta atrás para el inicio de las vacaciones, fueron recibidos por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.  

Compartir

Casi sin descanso, Felipe y Letizia llevan meses cumpliendo con una agenda sobrecargada a causa de la larga recuperación del rey tras su operación de hernia discal el pasado 3 de marzo. Aunque el monarca va reincorporándose poco a poco a la vida oficial, son los príncipes de Asturias los que siguen llevando el grueso de las actividades reales.

En Marín, después de asistir a una misa en honor a la patrona de la Marina, la Virgen de Carmen, el príncipe pasó revista a las tropas para después presenciar el juramento de bandera de los 72 alumnos del primer curso. A continuación, el ministro de Defensa procedió a la entrega de despachos e imposición de condecoraciones a los 86 alumnos que han obtenido las mejores calificaciones en sus respectivas promociones y se han convertido en nuevos oficiales.

Los príncipes de Asturias en Marín

La princesa lució un pantalón rosa empolvado y una sencilla blusa en color crema.

Como suele pasar en cada una de sus apariciones públicas, los príncipes se mostraron distendidos y cómplices. Letizia, que lució en esta ocasión una sencilla blusa color crema con cuello redondo y detalles de botones, pantalones rectos de lino en rosa empolvado, zapatos ‘kitten heel’ con lazo en la puntera y maxi-cartera fucsia, no se separó del príncipe y estuvo muy pendiente de que el uniforme de gala de la Marina que llevaba su esposo luciese a la perfección.

Por otra parte, los príncipes de Asturias volvieron a ser testigos directos del malestar que invade a la mayoría de los sectores sociales, de hecho, un nutrido grupo de afectados por las participaciones preferentes y subordinadas de Novagalicia aprovecharon su presencia para hacer valer su protesta con un mar de pitidos y bocinazos, que pudieron escucharse durante todo el acto militar.

El príncipe Felipe en Marín

Felipe, que lució el uniforme de gala de la Marina, pasa revista a las tropas.

Aunque aún deberán seguir unos días más dando cuenta de una apretada agenda oficial, Felipe y Letizia ya están en plena cuenta atrás para el inicio de sus vacaciones, parte de las cuales transcurrirán en Mallorca, como todos los veranos. Se ha publicado que la princesa, muy afectada por los abucheos que en los últimos tiempos vienen sufriendo los diferentes miembros de la familia real, habría preferido no ir este año a Baleares, algo a lo que Felipe se habría opuesto tajantemente. De hecho, está confirmado que los príncipes asistirán el 4 de agosto a la entrega de la Copa del Rey de Vela.

Al parecer, la princesa lo está pasando muy mal por la situación en que la imputación de Iñaki Urdangarin en el Caso Nóos ha colocado a la familia real en plena crisis económica, política e institucional, y aunque consigue mantener el tipo en público, no puede evitar derrumbarse en la intimidad. Por eso, este año Letizia espera como agua de mayo las vacaciones privadas que suele disfrutar cada verano con su esposo y sus hijas, las infantas Leonor y Sofía, en un destino secreto.

Los príncipes de Asturias en Marín

Letizia cuidó en todo momento de que el uniforme de su esposo luciera a la perfección.

Los príncipes de Asturias en Marín

En el acto juraron bandera 72 alumnos del primer curso.

Los príncipes de Asturias en Marín

El príncipe de Asturias felicita a uno de los 86 nuevos oficiales de la Escuela Naval de Marín.