Los príncipes Alberto y Charlene reciben con Papá Noel a los niños de Mónaco

Como todos los años desde 1956, Papá Noel adelantó su llegada al principado de Mónaco atendiendo a la invitación personal de la familia Grimaldi, representados este año por los príncipes Alberto y Charlene. Los soberanos monegascos recibieron en el Palacio Grimaldi a un nutrido grupo de niños encantados e ilusionados por la oportunidad de ver en persona al mismísimo Papá Noel. A pesar de que las temperaturas no acompañaban, Alberto y Charlene esperaron la llegada de los pequeños en la escalinata de acceso al palacio, donde minutos después se les uniría un jovial y orondo Papá Noel que había llegado a la residencia de los príncipes cargado de regalos.

Compartir

Después de posar todos juntos en el Patio de Honor, el mismo escenario en el que contrajeron matrimonio en julio de 2011, los príncipes guiaron hasta el interior a su ilustre invitado llegado del Polo Norte y, tras ellos, la algarabía, las risas y el entusiasmo de los más pequeños, que por unas horas llenaron los pasillos y salones del palacio.

La princesa Charlene, quien llevaba un abrigo beis sobrio, sencillo y elegante, disfrutó como una niña más repartiendo juguetes y todo tipo de regalos, juegos y golosinas entre los niños, a quienes mostró su lado más cariñoso y maternal. No en vano, meses después de su boda con el príncipe Alberto, la exnadadora sudafricana creó la Fundación Princesa Charlene con el objetivo de velar por la seguridad y el bienestar de las mujeres y la infancia.

La princesa Charlene reparte juguetes

A punto de cumplir 35 años, la princesa Charlene, con un sobrio y elegante abrigo beis, disfrutó como una niña más.

Sin embargo, 17 meses después de su enlace, los monegascos están muy impacientes por recibir una noticia que, aunque muchas veces rumoreada, todavía no se ha producido: el anuncio de que Alberto y Charlene esperan su primer hijo. Los príncipes han expresado en numerosas ocasiones su deseo de convertirse en padres y crear una familia, un sueño que aún está por cumplir a pesar de que el sucesor del recordado Rainiero ha cumplido ya 54 años. El príncipe y Charlene, que cumplirá 35 el próximo 25 de enero, saben que pronto llegará su hora aunque, de momento, se les han adelantado Guillermo y Kate, los duques de Cambridge, quienes se casaron en Londres tres meses antes que ellos.

El príncipe Alberto de Mónaco reparte regalos en el palacio Grimaldi

El príncipe Alberto de Mónaco, de 54 años, también disfrutó con el entusiasmo de los más pequeños.

Alberto y Charlene de Mónaco

Los príncipes, que están deseando crear su propia familia, van a vivir sus segundas navidades como marido y mujer.