Los Obama vuelven victoriosos a la Casa Blanca

Tras una larguísima noche electoral y la consiguiente celebración de la victoria en Chicago, el reelegido presidente de Estados Unidos regresó a Washington con su mujer y sus hijas. La Casa Blanca seguirá siendo su hogar durante cuatro años más. Barack Obama está satisfecho después de haber revalidado su puesto al frente de Estados Unidos. Una vez hecho el trabajo duro, era hora de volver a casa, que en este caso es la impresionante mansión dieciochesca de la Casa Blanca. Después de dar el discurso ante toda la nación, en el que dijo que “lo mejor está por llegar”, el mandatario voló con su mujer, Michelle, y sus dos hijas, Malia y Sasha, de 14 y 11 años, de vuelta a la capital del país. Se trata de la imagen más cercana y cariñosa del hombre más poderoso del mundo, quien siempre se muestra en público muy orgulloso de su familia y preocupado por la educación de sus niñas. La menor de ellas, por cierto, lucía al bajar del helicóptero una bolsa con un corazón y la palabra Obama escrita dentro, perteneciente a la colección especial de Runway to win, un proyecto de diseño lanzado por obamistas famosos para recaudar fondos para la campaña demócrata.  El apoyo incondicional de Michelle, una brillante abogada de profesión, es, sin duda, otra de las claves de la estabilidad en la vida del presi. De momento, Obama ha dicho que vuelve “más resuelto e inspirado”.  

783
Compartir

Obama, abrazado a su hija pequeña, quien lucía un bolso promocional de la campaña electoral.

La familia venía desde Chicago, donde celebraron el triunfo electoral.