Los hijos de Paco de Lucía, uña y carne tras la muerte del artista

Los dos hijos varones del añorado Paco de Lucía se han vuelto inseparables desde la muerte del guitarrista, el 26 de febrero. El pasado domingo, Curro, de 30 años, y Diego, de siete, jalearon juntos la victoria del Real Madrid sobre el Levante en el estadio Santiago Bernabéu.

7.233
Compartir

Gracias a Curro, el pequeño Diego, un enamorado del fútbol, ha cumplido uno de sus grandes sueños: asistir a un partido en el estadio del Real Madrid. Allí, junto a su hermano mayor, el niño pudo escapar durante noventa minutos a la angustia y el vacío que aún siente por la pérdida de su padre, un sentimiento que su hermano mayor comparte.
Sin embargo, los más cercanos a las dos familias que creó Paco de Lucía aseguran que el acercamiento de los hermanos no es fruto del dolor que ambos sienten por la irreparable pérdida de su padre, sino que obedece a un antiguo deseo que jamás pudieron materializar al cien por cien, ya que Curro reside en Madrid y Diego vive a caballo entre Palma de Mallorca y Cancún, en México, donde falleció el artista.

Curro es el menor de los tres hijos que Paco de Lucía tuvo con su primera mujer, Casilda Varela, de la que se separó tras veinte años de matrimonio. Como él, sus hermanas, Casilda, nacida en 1978, y Lucía que vino al mundo año y medio después, nunca tuvieron problemas con «la otra familia» de su padre, y mucho menos con los pequeños Antonia y Diego, los frutos de la segunda unión del guitarrista, con la restauradora de arte mexicana Gabriela Carrasco.

Las dos mujeres mantuvieron una relación fría y distante en vida de Paco, y pudo ser esta falta de sintonía lo que, unido a la distancia geográfica que les separaba, impidió a los cinco hermanos alimentar una amistad fraternal que ahora tiene vía libre. La diferencia de edad entre los tres mayores y los dos pequeños es grande, pero también lo es el deseo de mantener un contacto que hasta ahora solo había sido esporádico.

Diego, hijo de Paco de LucíaEl pequeño Diego, de siete años, junto a su madre, Gabriela, en el entierro de Paco de Lucía, en Algeciras, el pasado 1 de marzo.