Los duques de Cambridge terminan su inolvidable estancia en Nueva Zelanda

Antes de trasladarse a Australia, segunda etapa de la hasta ahora triunfal gira de Guillermo y Kate por Oceanía, los duques volvieron a tener un día apretado y repleto de compromisos, alguno de ellos muy divertidos, como el nuevo encuentro deportivo, esta vez un partido de cricket, que volvió a enfrentarles en un terreno de juego.  

3.361
Compartir

Hace días, contra todo pronóstico, Kate venció a su marido en una regata organizada por el Emirates Team New Zealand, ganadores de la Copa América, en el puerto de Auckland, y poco después era el príncipe quien se imponía a su esposa cuando actuaban como capitanes y entrenadores de sendos equipos durante un partido de Rippa rugby, una modalidad de no contacto pensada para niños de primaria.

Pues bien, ayer el matrimonio volvió a rivalizar en el deporte, esta vez con clara ventaja para la duquesa, lo que piso nervioso a Guillermo. Y es que se trataba de un partido de cricket, deporte en el que Kate sobresalió durante su etapa escolar, llegando a ser capitana de su equipo, organizado para presentar oficialmente la Copa Mundial de Cricket, que se disputará en Christchurch en 2015.

Duquesa de CambridgeEn su etapa escolar, Kate Middleton llegó a ser capitana del equipo de cricket de su colegio.

Consciente de su supremacía en este campo, y generosa con su marido, Kate quiso dar un poco de ventaja a Guillermo, saliendo al terreno de juego tal cual había llegado vestida al Latimer Square de Christchurch: con el peplum de color rojo de Luisa Spagnoli, que ya llevó en 2011 durante una visita a la Universidad de Saint Andrews, en Escocia, y unos zapatos negros de considerable tacón.

Pero Guillermo seguía nervioso y combativo; quería ganar, y el deseo de victoria le hizo lanzar una bola con tal fuerza que a punto estuvo de impactar contra la cabeza de su esposa. Kate, con una sonrisa de difícil descripción, le miró, le señaló con un dedo… y no hizo falta nada más. A partir de entonces, el príncipe jugó más relajado, pero perdió y se fue a probar suerte con los bolos.

Duques de CambridgeTensión en el terreno de juego: Kate recrimina a Guillermo la excesiva fuerza con que le lanzó una pelota, que a punto estuvo de golpearle en la cabeza.

La jornada había comenzado con una ceremonia de bienvenida a cargo de Ngai Tahu, jefe de los maoríes Iwi de la Isla Sur, siguió con un multitudinario paseo por la Plaza Latimer y sus alrededores, ya reconstruidos tras los devastadores terremotos de 2011, y continuó con un conmovedor encuentro con las familias de las víctimas de la catástrofe, una de las mayores que se recuerdan en Christchurch. El encuentro tuvo lugar en el memorial Canterbury Television, que se derrumbó durante los terremotos causando la muerte de 115 personas, y desde allí, Guillermo y Kate se trasladaron al Jardín Botánico, que sirvió de refugio a cientos de personas durante la catástrofe.

Después de visitar el Museo de la Fuerza Aérea Wigram, que también tuvo que ser reconstruido, y donde asistieron a un almuerzo de negocios organizado por la Cámara de Comercio de Christchurch, los duques de Cambridge rindieron tributo a los miembros de la Real Fuerza Aérea que murieron al servicio de su país en el monumento erigido en su memoria.

Duques de CambridgeEl cricket no es lo suyo. Tras varios intentos y unas cuantas regañinas de Kate, Guillermo prefirió ir a probar suerte con los bolos.

Ya queda muy poco para que Guillermo y Kate abandonen Nueva Zelanda. Después de visitar el Colegio Real de la Policía, que se encuentra a las afueras de Wellington, y que fue inaugurado por el príncipe Carlos hace 30 años, los duques de Cambridge se reunirán en la residencia del Gobernador General de Nueva Zelanda con su hijo, el príncipe George, al que apenas han podido ver en estos días, y el resto del séquito que viaja con ellos para preparar su traslado a Australia, concretamente a Sídney, su primera parada, donde tras una agotadora semana, en la que afortunadamente han podido combinar trabajo y diversión, tendrán un día de descanso totalmente privado que seguramente dedicarán a George.

Duques de CambridgeRecorrieron el Jardín Botánico, que dio refugio a centenares de personas cuando la tierra tembló en Christchurch, en 2011.

Duques de CambridgeGuillermo y Kate han pasado una semana inolvidable en Nueva Zelanda, donde se han mostrado más unidos y enamorados que nunca.