Los duques de Cambridge llegan al corazón de Australia… sin George

Los duques de Cambridge volvieron a dejar a su hijo George al cuidado de María Teresa, su supernanny española, esta vez en Canberra, para trasladarse en un avión de la Real Fuerza Aérea de Australia a Yulara, un pueblo aislado en la Región Sur del Territorio del Norte y situado a solo 18 km de Uluru, el monumento natural más famoso del país, también conocido como Ayers Rock.

3.332
Compartir

Guillermo y Kate, ella de nuevo con un vestido de Roksanda Ilincic, fueron recibidos en el aeropuerto de Yulara por Sally Thomas, administradora del Territorio del Norte, Adam Giles, Ministro Principal del Territorio del Norte, y dos representantes de los pueblos indígenas Anangu, Vincent Nipper y Walkabout Daisy.

Y aquí se produjo uno de los momentos más emotivos del viaje, porque Daisy Walkabout, perteneciente a una de las familias más respetadas de la comunidad local Anangu, se emocionó al saludar a Guillermo, recordando que más de 30 años atrás también tuvo ocasión de agasajar a sus padres, los príncipes Carlos y Diana. Y Vincent Nipper, que como Daisy pertenece a una de las familias aborígenes más respetadas en la comunidad, también saludó a la pareja rea, tal como hizo hace muchos años su famoso abuelo, Nipper Winmati.

Duquesa de CambridgeKate estrecha la mano de Vincent Nipper, miembro de una de las familias aborígenes más respetadas de la zona.

Además, Barbara Nipper Tjikatu, la abuela de Vincent Nipper, se convirtió en la mejor maestra que Kate pudo encontrar para conocer los secretos y las tradiciones de tan remoto lugar, ya que supo por boca de la propia Bárbara por qué Urulu es una especie de refugio espiritual para las mujeres, además de contarle las historias tradicionales que pretenden explicar el origen de la roca, que tiene millones de años de antigüedad.

Guillermo de InglaterraTambién saludó el príncipe a Vincent Nipper, al lado del cual vemos a Daisy Walkabout, quien se emocionó al recordar que más de 30 años atrás también le dio la bienvenida a Carlos y Diana, los padres de Guillermo.

Los duques de Cambridge no se perdieron un paseo alrededor del monumento. La roca, o monolito, se formó hace millones de años, es de piedra arenisca, se eleva 1.142 metros sobre la tierra roja que le rodea y tiene una circunferencia de 10 kilómetros que muestra figuras del antiguo arte rupestre de la zona. Pero, aunque Uluru es uno de los lugares más remotos de la tierra, la visita de Guillermo y Kate al antiguo monolito en el desierto central de Australia se convirtió en una reunión de viejos amigos de la familia, entendiendo como tal a la realeza aborigen.

Duques de CambridgeLos duques recibieron un sinfín de reaglos, entre ellos, cuentos ilustrados a mano para George, un sombrero de pelo de camello para Guillermo, una pulsera de semillas para Kate…

Antes, en Yulara, Guillermo y Kate visitaron la Academia Nacional de Formación Indígena e hicieron entrega de sus diplomas a los alumnos que se graduaban en Turismo y Hostelería. Después, los duques se mezclaron con la multitud, otra explosión de entusiasmo que parece agradar mucho a la esposa del príncipe Guillermo. La pareja recibió un sinfín de regalos hechos a mano por artesanos locales: cuentos ilustrados para George, un sombrero de pelo de camello para Guillermo y una pulsera de semillas sobre madera pintada que Kate se puso inmediatamente.

Duquesa de CambridgeLa duquesa de Cambridge no esperó ni un minuto para ponerse la pulsera que le habían regalado, de semillas y madera pintada a mano.

Ya entrada la tarde, los duques se reunieron con los estudiantes de las escuelas del Territorio del Norte en un té ofrecido por el ministro principal, Adam Giles, quien es primer jefe indígena en el Gobierno de Australia.
Finalmente llegó la hora de descansar, y de nuevo Guillermo y Kate tuvieron oportunidad de vivir una noche exótica y romántica. La pareja, que celebrará su tercer aniversario de boda el 29 de abril, cuatro días después de regresar a Londres una vez concluida su gira por Oceanía, durmió en un camping de lujo, «Longitud 101», para poder experimentar el misterio de la noche en el apartado lugar y, sobre todo, para ver el indescriptible espectáculo del amanecer sobre Uluru.

Duques de Cambridge en UluruPara visitar Uluru,  Kate cambió su modelo de Roksanda Ilincic por otro mucho más fresco y casual de Hobbs, de lino, con cuello de barco, manga corta, cintura ajustada y cremallera oculta. Cuando lo estrenó, en 2012, se agotó en menos de un día.

ayers1

ayerrs4

Kate y Guillermo muy a tono, con ropa del mismo color

ayers5

Una divertida imagen de la Duquesa de Cambridge sosteniendo una serpiente de madera, tipica artesanía de la zona central del país.