Liv Tyler, todo ternura con su hijo Milo

La actriz, de 35 años, no se cansa de repetir que toda su vida gira en torno a su hijo, el pequeño Milo, nacido hace ocho años de su ya acabado matrimonio con el rockero británico Royston Langdo, líder del grupo Spacehog, de quien se divorció en 2008 tras cinco años de matrimonio.

1.837
Compartir

Desde su ruptura, Liv no ha mostrado demasiada prisa por recomponer su vida sentimental, un terreno en el que tampoco parece tener mucha suerte. En el tiempo que ha pasado desde su divorcio solo le hemos conocido dos breves idilios, ambos de apenas seis meses, el primero con su preparador físico, David Hirsch, en 2009, y el segundo con el fotógrafo Theo Wenner, con quien rompió hace unos meses.

Quizás por eso, Liv, que confiesa que se pasa la vida intentando encontrar el significado de «la vida y el amor», asegura que, hoy por hoy, su hijo Milo es el único hombre de su vida, echando así por tierra los rumores que en las últimas semanas la vinculaban al chef Mario Batali, propietario de un restaurante en el West Village de Nueva York y buen amigo de la actriz desde hace años.

Liv Tyler y su hijo Milo

Milo, de ocho, es fruto del matrimonio de Liv con el rockero británico Royston Langdo.

Por otro lado, Liv Tayler no descuida su trabajo y sigue subiendo peldaños en su carrera, que se inició en 1994, un año después de que su padre, Steven Tyler, la catapultara a la fama al incluirla en un videoclip de su banda, la mítica Aerosmith. De hecho, Liv que tiene en su haber títulos tan taquilleros como “El señor de los anillos” o “Armageddon”, por citar solo dos ejemplos, tiene pendiente de estreno dos películas, “Space Station 76” y “Jamie Marks Is Dead”, y muy pronto comenzará el thriller de terror “The Side Effect” a las óredenes del estadounidense Ti West.

Liv Tyler y su hijo Milo