Lindsay Lohan se sincera: “Soy adicta al alcohol”

Tras su último ingreso en una clínica de rehabilitación por sus adicciones, Lindsay Lohan acudió al programa de televisión de Oprah Winfrey, donde confirmó su problema con la bebida y se mostró dispuesta a empezar una nueva vida, esta vez de verdad.

1.009
Compartir

La actriz, de 27 años, hace mucho tiempo que dejó atrás a aquella encantadora y pizpireta niña de películas Disney de sus comienzos. Lamentablemente en los últimos años ha sido más noticia por sus vaivenes personales que por su carrera profesional, más bien a la baja. Y todo ello por un ritmo de vida lleno de fiestas desenfrenadas, broncas familiares, relaciones amorosas turbulentas… que le han llevado en más de una ocasión a estar sentada frente a un juez y a permanecer incluso una temporada en prisión.

De hecho, el pasado marzo tuvo que acudir a uno de sus últimos juicios por conducir ebria, motivo por el que ha estado cumpliendo una condena que incluía varios meses de rehabilitación en una clínica de Malibú. El sexto de sus ingresos para tratar de curarse.

Lindsay-Lohan

La actriz, el pasado julio en Nueva York, con un café en la mano.

Ahora Lindsay ha roto su silencio para confirmar lo que todos sabían, que tiene un problema con la bebida. Así se lo ha contado a la periodista Oprah Winfrey en su programa de televisión: “Soy adicta al alcohol. Eso, en el pasado, era una puerta para otras cosas… Probé cocaína con alcohol. Realmente no he probado la cocaína más de 10 o 15 veces. Yo soy mi peor enemigo. Ahora lo sé y lo reconozco”, contó.

“A pesar de sentirme feliz con mis adicciones y todo el caos que me rodeaba, inconscientemente parecía estar deseando ingresar en prisión (cosa que ocurrió por posesión de cocaína en 2007) y así encontrar algo de paz”, se sinceró. 

El hecho es que Lindsay Lohan desea emprender una nueva vida, y parece que este es el momento justo en el que se siente con fuerza para ello. “Ahora solo tomo vitaminas. Solo tengo que callar y escuchar. No culpo a nadie de mis errores. Es lo que hice y no estoy orgullosa de ello. Nadie es perfecto, amo a mi familia. No creo que nada de lo que hayan hecho fuera intencionadamente, solo son padres”.

 

Compartir
Artículo anteriorLas vacaciones secretas de Felipe y Letizia
Artículo siguienteTamara Falcó, más sonriente que nunca en Sotogrande