Letizia: así cambiará su nueva vida como reina

En los próximos días se consumará el relevo generacional en la monarquía española con la llegada al trono de Felipe VI y Letizia. La vida de la todavía princesa de Asturias sufrirá grandes cambios para adaptarse a su nueva condición de reina: una agenda al completo, secretaría propia, adiós a las escapadas “privadas” y una mayor visibilidad familiar que incluye a las infantas Leonor y Sofía. Toda una labor por delante para remontar encuestas desfavorables que la sitúan en popularidad por detrás de Felipe, la reina y el rey, por este orden. 

18.747
Compartir

La todavía princesa de Asturias se enfrenta a los inminentes cambios que llegarán a su existencia desde el momento en que Felipe sea proclamado rey por las Cortes y ella se convierta automáticamente en reina consorte. La nueva soberana verá multiplicada su agenda y contará con su secretaría propia para lo que tendrá que dilucidar en qué personas va a depositar su confianza. Sus nuevas obligaciones no le permitirán reservar los fines de semana para salir al cine, ir de concierto, comer pipas… En contrapartida, aumentarán las medidas de seguridad en torno a su persona ya las de sus hijas, un tema que siempre le ha obsesionado.

con-familia

Letizia tendrá que asumir que la nueva familia real, en especial sus hijas, tendrá una mayor visibilidad pública como sucede en otras monarquías europeas.

En el plano positivo, Letizia no tendrá que cambiar de casa. Los nuevos reyes seguirán ocupando el Pabellón del Príncipe, cercano al palacio de La Zarzuela donde seguirán viviendo don Juan Carlos y doña Sofía, aunque Felipe ocupará el despacho oficial de su padre, al que seguramente Letizia dará un toque personal introduciendo algunos cambios en la decoración. La nueva reina se hará cargo también de parte de la agenda de su suegra, aunque doña Sofía seguirá participando en iniciativas sociales y en la labor de la Fundación que lleva su nombre. Ahora será doña Sofía quien oueda disfrutar de una mayor parcela de vida privada, siempre acompañada de su fiel hermana Irene, quien tiene unas habitaciones privadas en La Zarzuela. Además, por ahora, a Letizia le conviene tener cerca a su suegra, de quien todavía puede aprender mucho.

con-los-reyes

Los nuevos reyes y don Juan Carlos y doña Sofía no cambiarán de residencia y seguirá viviendo en el recinto de La Zarzuela.

A Letizia le aguarda un reto muy importante: conquistar a los españoles. Para ello deberá adaptar su fuerte personalidad a ofrecer una imagen más cercana y accesible y que cuando llegue a un acto, salude o se mezcle en corrillos dé la sensación de sentirse a gusto con lo que hace. A partir de ahora, su  presencia pública será constante y ella será el mejor apoyo con que cuente Felipe para que la institución recobre credibilidad y afecto popular.

letizia-saludo

Letizia se enfrenta a la tarea de conquistar a la opinión pública y ganar en cercanía y credibilidad.

Los próximos meses van a constituir una prueba de fuego para los nuevos reyes y en especial para Letizia, que centrará muchos focos de atención. Sé espera que su proclamación sea una ocasión única para que la vida oficial recobre en parte su esplendor con más recepciones, por ejemplo, en el Palacio Real. Por lógica, las restantes casas reales irán cumplimentando a los nuevos soberanos, sin olvidar que aumentarán los viajes oficiales en España y fuera de nuestro país. Letizia se convertirá en un activo fundamental de la llamada Marca España y los expertos coinciden señalar que deberá cambiar, al menos en psrte, su política de imagen aunque le desagrade. Como ya hiciera en su momento doña Sofía, Letizia debería promocionar la moda española y no ceñirse a unas pocas marcas y a un único diseñador de cabecera como es el caso de Felipe Varela.

letizia-leonor

Letizia seguirá siendo una madre muy protectora, pero deberá asumir una mayor presencia pública de su hija Leonor como nueva princesa de Asturias.

Las próximas vacaciones de verano también resultarán reveladoras. Los nuevos reyes están obligados a pasar pasar parte de ellas en el palacio de Marivent, un lugar que no parece gustar mucho a Letizia, cuyos gastos de mantenimiento y seguridad corren a cuenta de los impuestos de todos. Letizia debería atemperar sus ansias de “vacaciones privadas” en las que no parece haber encontrado la oposición de Felipe. Con todo, lo que los españoles valorarían es que la nueva y joven familia real recorra España como promoción internacional, que Letizia y las niñas se dejen ver en Baqueira Beret o Sierra Nevada y que hagan buen uso de los muchos privilegios que tienen a su disposición.