Las royals europeas, no invitadas a la proclamación de Felipe VI, siguen imparables con su agenda

La Casa del Rey ha querido una proclamación austera, pero solemne, para Felipe VI, pero sin invitados de otras casas reales europeas. Estos días royals como Máxima de Holanda o Victoria de Suecia han continuado con su agenda al margen del momento histórico que se va a vivir en Madrid esta semana.

Compartir

El reloj real sigue su curso en Europa. Mientras en España se ultiman los preparativos para la proclamación de Felipe VI, a la que no están invitadas familias reales extranjeras, el resto de royals continúa con su agenda.

Estos días hemos visto a los reyes Guillermo y Máxima de Holanda en la final del partido de Hockey contra Australia con sus tres hijas, Amalia, de diez años, Alexia, de ocho y Ariane, de siete. Los reyes de Holanda llevan a sus hijas a todos los actos que pueden compatibilizar con sus colegios para que las pequeñas, sobre todo la heredera, Amalia, se familiarice con el papel que le va a tocar vivir en la historia de su país.

Guillermo y Máxima de Holanda con sus tres hijas

Los reyes de Holanda con sus tres hijas en la final de Hockey contra Australia.

Máxima de Holanda

Máxima es una reina cercana que ha conquistado a su país de adopción y ha conseguido elevar la popularidad de su marido, Guillermo de Holanda.

Máxima de Holanda

La familia real al completo, volcada con la selección de hockey de su país, enarbolando el naranja, color oficial de los Orange.

Por otro lado, los reyes de suecia acudieron con su hija mayor, la princesa heredera Victoria a la ordenación de la obispo Antje Jackelaen en la catedral de Uppsala, una ciudad situada a unos ochenta kilómetros de Estocolmo y que es la cuarta ciudad más importante de Suecia.

Victoria-de Suecia

Victoria de Suecia, durante la ceremonia religiosa en la catedral de Uppsala.

reyes-de-suecia

Los reyes Silvia y Gustavo de Suecia, con la obispo que se consagraba ese día.

Familia-real-sueca

La familia real durante la celebración, a unos 80 kilómetros de Estocolmo.

Familia-real-sueca