Las infantas Leonor y Sofía, la visita más dulce para su abuelo Juan Carlos

Después de las explosiones y el posterior incendio en la clínica “La Milagrosa”, todos los pacientes ingresados en el centro médico recibieron especiales muestras de cariño y preocupación por parte de sus familiares. En ese caso se encontró el rey don Juan Carlos, a quien fueron a ver esa misma tarde su esposa, la reina doña Sofía, su hijo y heredero, el príncipe Felipe, y su nuera la princesa de Asturias, con sus hijas, las infantas Leonor y Sofía. Las hijas de los príncipes de Asturias fueron la mejor medicina para don Juan Carlos, que sin duda pudo distraerse de otros temas de actualidad menos agradables que tienen como centro la delicada actualidad de la Casa Real, con las ocurrencias de Leonor y Sofía, que actuaron como un refrescante soplo de aire renovado en la habitación que ocupa el monarca en “La Milagrosa”, la clínica privada en la que fue intervenido de una doble hernia discal tres días antes.

Compartir

Esta ha sido la primera visita de sus nietas pequeñas que ha recibido el rey durante su estancia en “La Milagrosa”, a mitad de semana y haciendo un alto en sus obligaciones y rutinas escolares. Un caso que solo se había producido hace poco más de un año, cuando se lesionó el pie su primo Froilán la pasada Semana Santa. Ahora, el paciente y las circunstancias del incendio, cuyas causas aún investiga la Policía Científica, justificaban plenamente esta visita infantil a media semana. No había pastel ni bombón que más dulce para el real enfermo, que prosigue con su rehabilitación en la clínica, que la mirada y los besos de las pequeñas infantas.

Los príncipes de Asturias y las infantas, Leonor y Sofía, en La Milagrosa

Ajenos a los rumores sobre su comentada crisis matrimonial, los príncipes herederos volvieron juntos a la clínica donde se sigue recuperando el rey, esta vez acompañados por sus hijas, las infantas Leonor y Sofía.

Los príncipes de Asturias también comparecían ante las docenas de informadores apostados a las puertas de la clínica madrileña, ajenos a su supuesta crisis de pareja que tanto ha dado que hablar desde comienzos de semana. Justamente don Felipe no ha fallado ni un solo día en sus visitas al rey, con el que ha conversado durante los tres días que siguieron a su intervención quirúrgica. Su visita el martes, sin Letizia, con quien había asistido a un acto oficial en Vitoria esa misma mañana, podía alentar los comentarios de desavenencias entre los príncipes, por lo que su reaparición en pareja podría contribuir a terminar con los comentarios que no cesaban en torno a una posible crisis matrimonial.

La reina doña Sofía en La Milagrosa

La reina doña Sofía es el más firme bastión de don Juan Carlos y de la Corona. Con su mejor sonrisa, la soberana volvió a reunirse con el rey convaleciente.

Doña Sofía, por su parte, retornaba a la cabecera de la cama del soberano paciente, su esposo don Juan Carlos. Solo un día faltó a su cita con el rey, el lunes. El regreso de la soberana a las visitas hospitalarias al rey vuelve a ser una toma de postura sin palabras. No las necesita doña Sofía, una reina profesional y una mujer que en estas circunstancias tan delicadas se ha sabido seguir ganando el cariño, el respaldo y el apoyo de millones de españoles.

Los príncipes de Asturias, la reina y las infantas, Leonor y Sofía, en La Milagrosa

La familia real se reunió en torno al rey en la clínica “La Milagrosa”, lanzando con su imagen de esta visita a la clínica madrileña un mensaje de unidad que no precisa más comentarios.

Compartir
Artículo anterior10 cosas que debes saber sobre Corinna
Artículo siguienteHugo Silva, accidentado en "El hormiguero"