Las infantas Elena y Cristina, apartadas de la familia real en el Museo de Cera de Madrid

La decisión de Zarzuela de potenciar el papel de los príncipes de Asturias como futuro de la Corona ha tenido su primera consecuencia: las hijas de los reyes han sido relegadas a un segundo plano, sus figuras ya no aparecen junto a las de sus padres, sino a un lado de la sala, y en el lugar que un día ocuparon están ahora Felipe y Letizia. La nueva ubicación de la infanta Elena durante el desfile militar del pasado 12 de octubre fue solo un primer paso para los cambios que se avecinaban. Ahora, tanto ella como su hermana Cristina, que ya lleva más de un año alejada de la vida oficial, han sido desplazadas del nucleo central de la familia, también en el salón real del Museo de Cera de Madrid.

Compartir

La difícil situación de la familia Borbón en los últimos años ha provocado numerosos cambios en el museo. Primero fue Jaime de Marichalar (no se nos borra la imagen del traslado de su figura en carretilla), apartado tras su divorcio de la duquesa de Lugo, después le llegó el turno a Iñaki Urdangarín, por su imputación en el caso Nóos, y ahora les ha tocado a Elena y Cristina.
Hay que aclarar, sin embargo, que aunque apartadas, las figuras de las infantas permanecen en el salón real del museo, mientras que las de Marichalar y Urdangarín se encuentran en el taller a la espera de ser fundidas.

Los reyes y los príncipes de Asturias componen el núcleo central de la familia real.