La triste despedida de Soraya

La triste despedida de Soraya

Soraya ha dedicado varias imágenes en su Instagram para despedirse de un gran amigo, un perrito que ha llenado de felicidad su vida durante años.

Soraya no está pasando por sus mejores días. Y es que la cantante ha tenido que decir adiós a su mascota, un perro llamado Nomuk: “Con luces y claros, en blanco y negro como el ying y el yang. Así es la vida. Tan injusta y la vez llena de momentos indescriptibles. Unos llegan y otros se van. Es el ciclo de la vida. HASTA SIEMPRE NOMUK❤️”, escribía junto a una imagen del momento en el que su hija conoció a la mascota.

Su hija tuvo la suerte de conocer a su mascota.

La cantante no se puede quitar de la cabeza esta triste noticia, ya que después de anunciar la muerte de su perro en Instagram, Soraya ha compartido dos imágenes más de ella. En una de ellas, la cantante posa sonriente junto a su mascota, a la que estaba muy unida.

Además, ha aprovechado la ocasión para contar la historia: “No sé si alguna vez os he contado la historia de Nomuk… Hace casi 14 años en uno de mis viajes como azafata de vuelo fuimos a Costa Rica”, comienza explicando junto a otra instantánea de Nomuk.

❤️

A post shared by Soraya Arnelas (@soraya82) on

“Decidimos ir de excursión a los volcanes y nuestro guía un indio que además de hacer de guía trabajaba en las ambulancias en un centro de salud de la zona , hablando de todo un poco llegamos al tema de los animales y coincidimos en el amor a los huskys. Me contó que en su tribu los usaban como perros de tiro para el campo debido a la falta de dinero y a la fuerza de estos perros los usaban para arar el campo”, continúa explicando sobre la experiencia.

Sin dudarlo, la cantante se decidió y se trajo a España a uno. “Cuando el perro llego a mis manos no podría creer lo bonito que era! Ahora solo faltaba darle un nombre. Todos los indios tienen su nombre propio y un tótem, el animal espiritual que les representa.
El debido a su profesión de conducir ambulancias era un “tigre que vuela” por la velocidad a la que iba, y en su tribu le llamaron NOMUK que es EL TIGRE QUE VUELA
Le pedí permiso para darle su nombre y él acepto!”, desvela.

Después de “echar la vista atrás”, Soraya vuelve al presente y explica qué ocurrió con Nomuk: “La vida pasa muy rápido, Nomuk se hizo mayor y ayer tras la visita del veterinario a casa tomamos la decisión de dejarle ir. Se había hecho mayor y le achacaban varías enfermedades que le impedían andar,respirar y vivir. Y como nadie quiere ver sufrir a un ser querido nos despedimos de el en casa, rodeado de los que le queríamos. Incluso Manuela. Le tomó el relevo de la vida
Unos llegan y otros se van”.

Un ratito antes de las 6 subí a despedirme de él,sentí que debía encomendarle a los Indios. Busque en internet oraciones y canciones con orígenes de la zona y se los leí y deje que la música le relajase. Siento que fue así, se quedó más tranquilo
Hemos intentado darle la mejor vida,bien sabe Dios.A pesar de no haber podido tener un terrero grande para dejarle correr por el a todas horas. Ayer ,tras dejarle ir,después de 13 años le prometí que devolvería sus cenizas a su origen, y así cerrar el círculo de la vida. Para darle paz a su alma, para dejarle correr por los campos rodeado de volcanes, como él hubiese deseado”, continúa desvelando.

Tras contar la larga historia, Soraya se despide de su perro con un “qué difícil es despedirse de un ser querido. Cuánto te vamos a echar de menos… Hasta siempre AMIGO ❤️”.

No se si alguna vez os he contado la historia de Nomuk… Hace casi 14 años en uno de mis viajes como azafata de vuelo fuimos a Costa Rica. Decidimos ir de excursión a los volcanes y nuestro guía un indio que además de hacer de guía trabajaba en las ambulancias en un centro de salud de la zona , hablando de todo un poco llegamos al tema de los animales y coincidimos en el amor a los huskys. Me contó que en su tribu los usaban como perros de tiro para el campo.debido a la falta de dinero y a la fuerza de estos perros los usaban para arar el campo. Me decidí a traerme uno y darle una vida mejor. Cuando el perro llego a mis manos no podría creer lo bonito que era! Ahora solo faltaba darle un nombre. Todos los indios tienen su nombre propio y un tótem,el animal espiritual que les representa. El debido a su profesión de conducir ambulancias era un " tigre que vuela" por la velocidad a la que iba , y en su tribu le llamaron NOMUK que es EL TIGRE QUE VUELA Le pedí permiso para darle su nombre y el acepto! La vida pasa muy rápido, Nomuk se hizo mayor y ayer tras la visita del veterinario a casa tomamos la decisión de dejarle ir.Se había hecho mayor y le achacaban varías enfermedades que le impedían andar,respirar y vivir.Y como nadie quiere ver sufrir a un ser querido nos despedimos de el en casa, rodeado de los que le queríamos.Incluso Manuela.Le tomó el relevo de la vida Unos llegan y otros se van Un ratito antes de las 6 subí a despedirme de él,sentí que debía encomendarle a los Indios.Busque en internet oraciones y canciones con orígenes de la zona y se los leí y deje que la música le relajase. Siento que fue así, se quedó más tranquilo Hemos intentado darle la mejor vida,bien sabe Dios.A pesar de no haber podido tener un terrero grande para dejarle correr por el a todas horas. Ayer ,tras dejarle ir,después de 13 años le prometí que devolvería sus cenizas a su origen, y así cerrar el círculo de la vida.Para darle paz a su alma, para dejarle correr por los campos rodeado de volcanes,como el hubiese deseado Que difícil es despedirse de un ser querido. Cuanto te vamos a echar de menos … Hasta siempre AMIGO ❤️

A post shared by Soraya Arnelas (@soraya82) on