La sorprendente metamorfosis de Esther Cañadas

Tras darnos una primera sorpresa en enero de este año, cuando comprobamos por primera vez su espectacular cambio físico, el nuevo viaje a España de Esther Cañadas ha puesto de manifiesto lo que todos nos temíamos: su espectacular metamorfosis no era pasajera, y todo parece indicar que esos kilos que ha ganado en los últimos tiempos han llegado para quedarse.  

25.744
Compartir

Con todo, la que fuera una de las modelos más cotizadas de nuestro país en la década de los noventa no ha hecho declaraciones sobre el cambio radical que ha sufrido su aspecto, y no precisamente para mejor. Así, de momento se ignora a qué se ha debido su desmesurado incremento de peso, una pregunta que Esther, que reside en Estados Unidos desde 2008, no quiso responder hace algo más de cinco meses, cuando apareció en los juzgados de Esplugas de Llobregat, en Barcelona, para declarar como testigo en el juicio que se seguía contra su exmarido, Sete Gibernau, acusado de fraude fiscal.

Muy lejos de ser aquella modelo de figura perfecta y labios exuberantes que triunfaba en las pasarelas de París, Milán o Nueva York, que fue la musa indiscutible de creadores como Donna Karan, y que hasta hizo sus pinitos en el mundo del cine, Esther Cañadas se ha dejado ver de nuevo en España, esta vez en Madrid, donde los más nostálgicos de sus admiradores se empeñan en recalcar que, aunque diferente y bastante más gordita, Esther les sigue recordando a aquella rubia de infarto que dejó maltrecho más de un corazón.

Ya en el mes de enero, nos sorprendía su aspecto físico, como puedes comprobar AQUÍ.

Esther Cañadas

Desde que se instaló en Estados Unidos, en 2008, sus viajes a españa son contados.

Dado el mutismo de la modelo, a la que vemos con un look muy primaveral: vestido de flores con transparencias y muy holgado, dadas las circunstancias; pañuelo naranja al cuello y sus inevitables gafas de sol, nada se conoce de la actual vida de Esther, ni siquiera si ha rehecho su vida sentimental tras su segundo divorcio.

Recordemos que Esther Cañadas se casó por primera vez con un colega, el modelo holandés Mark Vanderloo, en una romántica boda celebrada en la Toscana en junio de 1999. Ella tenía 22 años y él 31, y hasta su divorcio, en noviembre de 2000, la pareja no pudo sustraerse a los rumores que afirmaban que su boda había sido simplemente un lucrativo montaje publicitario.

Esther Cañadas

En poco tiempo, la que fuera una de las modelos más cotizadas de los 90 ha sufrido un radical cambio de imagen.

Más tarde, en abril de 2007, tras casi tres años de noviazgo, Esther se casó en una masía de Gerona con el piloto de MotoGP Sete Gibernau, un matrimonio que apenas duró un año y al que pusieron el punto final de mutuo acuerdo. Fue por aquellos días cuando Esther, que ya había abandonado las pasarelas, decidió dejar nuestro país para instalarse en Estados Unidos. Desde entonces, sus viajes a España han sido contados, y ahora, para sus fans, un contínuo sobresalto.

Esther Cañadas