La reina Sofía, el mejor regalo de Irene Urdangarin el día de su cumpleaños

  De nuevo la reina ha hecho valer su papel de abuela por encima de cualquier otra cosa, incluida la grave crisis por la que atraviesa la familia real española a causa de la imputación de Iñaki Urdangarin en el Caso Nóos. Por eso, ni siquiera se le pasó por la cabeza perderse el cumpleaños de su nieta Irene.  

4.755
Compartir

Más volcada que nunca en su familia, el pasado 5 de junio doña Sofía viajó a Barcelona para celebrar el octavo cumpleaños de su nieta Irene, la menor de los cuatro hijos de los duques de Palma. Este año, la infanta Cristina sorprendió a su única niña con una fiesta sorpresa en el palacete de Pedralbes que, a la espera de poder venderse, sigue siendo el domicilio de la familia Urdangarín en la Ciudad Condal.

sofia

La reina Sofía no quiso perderse el cumpleaños de su nieta.

Como todos los días, Irene y sus hermanos asistieron a sus clases en su colegio, el Liceo Francés, pero a la salida no encontraron a su madre esperándoles, como suele ser habitual, sino a una empleada del servicio, que se ocupó de recogerles y llevarles a casa. Para entonces, ya todo estaba preparado en el interior del palacete para recibir a Irene, que no tenía ni idea de la sorpresa que su madre y su abuela le habían preparado.

irene-sofia

La reina, muy cariñosa con Irene.

Sin embargo, algo debió sospechar la niña a su llegada a la casa, sobre todo por los globos delatores que colgaban de la puerta principal. Muy guapa con un vestido azul, Irene entró corriendo seguida de sus hermanos, que junto a su abuela y su madre la arroparon en el momento de soplar las ocho velas de su tarta de cumpleaños.

juan-valentin

 

Juan Valentín, de 13 años, llegando a casa después de clase.

miguel-urdangarin

 

Miguel, de once años, estaba encantado de reencontrarse con su abuela materna.

Compartir
Artículo anteriorCopa de dulce de yogur y frabmuesas
Artículo siguienteEl duque de Edimburgo, 'evoluciona satisfactoriamente', tras su operación