La reina Máxima de Holanda nombrada regente

Al cumplirse cinco meses de la entronización de los reyes Guullermo y Máxima, el gobierno holandés ha hecho oficial que, si el rey Guillermo muriera, abdicara o fuera inhabilitado antes de que su heredera, la princesa Amalia, hubiera cumplido la mayoría de edad, Máxima sería sombrada reina-regente hasta que su primogénita cumpliera los 18 años.

5.425
Compartir

Tras el nombramiento de Máxima, el gobierno holandés deja explícito cual sería el procedimiento constitucional caso de que el rey Guillermo Alejandro –entronizado el pasado 30 de abril– falleciera antes de que Amalia, princesa de Orange, llegara a la mayoría de edad, lo que sucederá el 7 de diciembre de 2021.También se informó que  el príncipe Constantino, hermano menor del rey Guillermo, se convertiría en “Regente temporal” en caso de que fallecieran tanto el rey como la reina Máxima antes de que Amalia cumpliera los 18 años. Constantino, de 42 años, ocupa actualmente el cuarto puesto en la sucesión al trono holandés. Si se convirtiera en regente, la reina Maxima estaría asistida por el Vicepresidente del Consejo de Estado, el Presidente del Tribunal General y el Presidente de la Corte Suprema del Estado neerlandés.

maxima-amalia

Máxima con su hija y heredera Amalia, princesa de Orange, que tiene 10 años.

La noticia ha sido recibida con alegría por el pueblo holandésb que adora a su nueva reina. También para Máxima es un motivo de orgullo comprobar cómo se ha ganado la confianza de las más altas instituciones, aunque lógicamente nadie quiere pensar en algo tan tremendo como la desaparición de Guillermo Alejandro. La única vez que una reina consorte holandesa tuvo que hacerse cargo de la regencia fue en 1890, cuando murió Guillermo III y su hija y heredera, la princesa Guillermina, tenía solo 10 años de edad. Su madre, la reina Emma, ocupó el puesto de regente regente hasta 1898, año en que Guillermina alcanzó la mayoría de edad y fue entronizada.

guillermo-shimon-peres

Coincidiendo con el nombramiento de su esposa, el rey Guillermo Alejandro recibió en el palacio de Noordeinde, en La Haya, al presidente de Israel, Simon Peres.