La polémica de las fotos de los Reyes con los niños heridos

La polémica de las fotos de los Reyes con los niños heridos

Pocos días después de los atentados surge un encontronazo entre el Govern de Cataluña y la Casa Real: ¿debían haber publicado los Reyes las fotos de su visita a los heridos en los hospitales?

Los Reyes entraron en una de las habitaciones del hospital del Mar, de lo que quedó constancia en varias fotografías, en las que se podía apreciar algunos pequeños pacientes.

El Ejecutivo catalán solicitó ayer la retirada de las fotos con menores que aparecen en la página web oficial de la Casa Real durante su visita a dos hospitales para ver a los heridos del ataque de Barcelona. Son imágenes cariñosas, de consuelo y ánimo hacia los más pequeños golpeados por la tragedia, pero también a los mayores, que estaban junto a ellos. Además, los Reyes mantuvieron una reunión de trabajo con el personal médico para ser informados del dispositivo y el estado general de los pacientes, momentos que también están colgados en dicha web. Hay que tener en cuenta que estos documentos fueron distribuidos al resto de medios de comunicación. 

El Departamento de Asuntos Sociales catalán les habría mandado una carta alegando que “la difusión de este tipo de imágenes supone una injerencia en el derecho al honor, la intimidad y la propia imagen de las víctimas menores de edad”, añadiendo que la publicación de fotos de niños que han vivido «experiencias traumáticas» están prohibidas por la legislación de protección a la infancia y a la adolescencia.

El Rey, interesándose cariñosamente por el mismo niño.

Desde La Zarzuela desmienten que hayan recibido una carta con tal petición. Y además explican en un comunicado cómo fue el procedimiento de la visita a los centros médicos, con la información previa de representantes de Protocolo y de la propia Generalitat, quienes «visitaron y solicitaron permiso expreso de cada hospital, paciente y familia (si eran menores de edad), para visitar y realizar imágenes para su posterior distribución a los medios de comunicación». Algunos de los que obtuvieron respuesta afirmativa son los que aparecen en dichas fotografías siguiendo “la necesidad de respetar al máximo los derechos del menor”.

Con ello se zanja de manera contundente una polémica que, en estos momentos, resulta difícil de digerir y totalmente incomprensible. 

La Reina acaricia el rostro de una niña con el brazo en cabestrillo, ante otro señor herido, que podría ser su padre.