La niñera palentina de George, inseparable de su príncipe en Nueva Zelanda

María Teresa Turrión Borrallo, la niñera palentina de George, hijo de Guillermo y Kate Middleton, sigue acompañando a los príncipes en su viaje oficial a Nueva Zelanda y Australia. El bebé, de ocho meses, goza de sus discretos y profesionales cuidados, mientras sus padres cumplen con sus compromisos.

6.433
Compartir

Ella ocupa ahora mismo uno de los puestos de más responsabilidad en el Reino Unido: el de niñera del príncipe George, primogénito de Guillermo y Kate Middleton, quien nació en Londres el pasado 22 de julio. Ahora el bebé, a sus casi nueve meses, está disfrutando de su primer viaje oficial al extranjero, nada menos que a Nueva Zelanda y Australia, que durará hasta el próximo 25 de abril, ya que sus padres no han querido separarse de él durante tantos días. Y además se ha convertido, inevitablemente, en la estrella de la expedición.

Entre el abultado séquito de personas que acompañan a Guillermo y Kate, de alrededor de once personas, se encuentra la nanny española, María Teresa Turrión Borrallo. También han viajado la estilista de Kate, Amanda Cook Tucker, y los secretarios privados Miguel Head y Rebecca Deacon, entre otros. 

La joven, de 43 años, lleva a su servicio desde principios de año y esta es su primera aparición pública, lo que ha despertado un enorme interés mediático. No en vano es, aparte de sus padres, la persona más cercana al pequeño, quien es tercero en la línea de sucesión al trono británico

María Teresa, que se ha formado como institutriz en la prestigiosa Universidad de Nordland, acudió con los duques de Cambridge a uno de sus actos previstos en Nueva Zelanda, al que sí se llevaron a su bebé. Se trataba de una visita a la Government House de Wellington, en la que hay una guardería. Allí dejaron a George, quien se divirtió de lo lindo junto a otros niños y no paró de jugar, siempre bajo la atenta mirada de su niñera.

María Teresa nació en Madrid, aunque con diez años se instaló con su familia en Palencia, debido al cambio de destino de su padre, un ingeniero de Obras Públicas, quien años después falleció de cáncer. Criada con fuertes convicciones religiosas, la futura nanny estudió en el colegio Blanca de Castilla y, posteriormente, a los 18 años, se trasladó a Oviedo para comenzar su formación en Psicología. A los 20 se marchó a Inglaterra, donde su familia ya había vivido anteriormente. De hecho, su madre, que continúa viviendo en Palencia, da clases particulares de inglés a niños.

En el país de la reina Isabel ingresó en el Norland College, donde tuvo que pagar unos 43.000 euros, pero sus objetivos parecían muy claros: formarse en el centro del que salen las niñeras de la aristocracia y las clases pudientes del Reino Unido. Tiempo después, ha conseguido llegar a lo más alto, nada menos que a la Casa Real inglesa.

María Teresa Turrión tiene tres hermanos, es soltera y, aparentemente, sin compromiso. Su aspecto sobrio, casi monjil, resulta ideal en la Casa Windsor, para la que trabaja a tiempo completo y con toda la confianza de sus jefes, según informaron en un comunicado.

 

Compartir
Artículo anteriorIsabel II ofrece un fastuoso banquete de Estado al presidente de Irlanda
Artículo siguienteEl príncipe George se lo pasa bomba en su primera fiesta en Nueva Zelanda