La infanta Elena, siempre elegante, inaugura una exposición en el Palacio Real de Madrid

Recién llegada de Puerto Rico, donde supervisó durante cinco días la labor que allí desarrolla el Instituto de Acción Social de la Fundación Mapfre, entidad para la que trabaja como directora de Proyectos Sociales y Culturales, la Infanta Elena sigue cumpliendo en España con su cada vez más apretada agenda oficial. Haber sido apartada del núcleo central de la familia real española, al igual que su hermana Cristina, no exime a la hija mayor de los reyes de cumplir con su papel institucional a través de una agenda de actos y compromisos oficiales que, paradójicamente, se incrementa día a día. Sin embargo, Elena se muestra encantada con lo que parece ser un notable incremento de trabajo, de hecho, en su acto más reciente la vimos guapa y haciendo gala de su cada día más reconocida elegancia. Ayer mismo, la duquesa de Lugo inauguró en el palacio Real de Madrid la exposición Goya y el infante don Luis: el exilio y el reino, en recuerdo del hermano menor del Rey Carlos III, don Luis de Borbón y Farnesio (1727-1785), mecenas artístico, científico y cultural, que acabó en el exilio.

Compartir

La muestra, una iniciativa de la Fundación Banco Santander, recoge 298 piezas, entre ellas 17 obras de Francisco de Goya y otras 30 de Luis Paret, además de una importante selección de artes decorativas y documentos gráficos.

Muy elegante, con un pantalón claro, una blusa de seda en tonos rosas y malvas y, como ya es habitual en ella, un bonito recogido, la Infanta Elena recorrió las diferentes salas junto a Francisco Calvo Serraller, comsario de la exposición.

La infanta, con Francisco Calvo Serraller, comsario de la exposición.

De cualquier forma, la agenda oficial no ha impedido que la infanta Elena se haya reservado algunos días para visitar a su hija Victoria en Inglaterra donde, al igual que su hermano Froilán el año pasado, estudia este curso en un internado, en su caso, solo para niñas.

Como ya es habitual en ella, Elena lució un bonito recogido.