La infanta Elena, devota del Cristo de Medinacelli

Es tradición en la Familia Real, desde hace más de 300 años, que uno de sus miembros acuda a la Basílica de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli el primer viernes de marzo para venerar al Cristo de Medinaceli. En esta ocasión, la encargada de cumplirla ha sido la infanta Elena, un figura de la Casa Real que está muy reforzada después de los problemas que está viviendo su hermana Cristina con la justicia.

Compartir

infanta-elena1

La infanta Elena, saludando a los fieles que se habían acercado a la iglesia para rendir tributo al Cristo.

A su llegada al Templo, Su Alteza Real la Infanta Doña Elena fue recibida por el superior provincial de la Comunidad de Padres Capuchinos, padre Benjamín Echeverría; el superior de la Comunidad de Padres Capuchinos, padre Carlos Coca; el padre Gregorio Blanco, y una representación de la Cofradía de Jesús de Medinaceli.

Tras saludar a los feligreses en la entrada de la Iglesia, Doña Elena se dirigió por la nave central hacia el altar, donde besó el pie del Santo Cristo de Medinaceli y permaneció de pie durante unos momentos de recogimiento.

infanta-elena2

La hija mayor de los reyes, a su llegada al templo madrileño.

La propia Casa Real, en su página web, nos muestra la importancia de esta tradición para la Familia Real y hace un recuento de sus miembros que lo han visitado en los últimos años: en 2013 Su Majestad la Reina fue la encargada de cumplir con la tradición; en 2012, fue Su Alteza Real la Infanta Doña Elena; en 2011, Su Majestad el Rey; en 2010 fue Su Alteza Real el Infante Don Carlos; en 2009, Su Alteza Real la Infanta Doña Elena; en 2008, Su Alteza Real la Infanta Doña Margarita; en 2007, Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina; en 2006, Su Majestad la Reina; en 2005, Su Majestad el Rey; en 2004, Don Felipe acompañado por Doña Letizia; en 2003, Su Alteza Real el Príncipe de Asturias; en 2002, Su Alteza Real el Infante Don Carlos; en 2001, Su Majestad la Reina; en 2000, Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina; en 1999, Su Alteza Real la Infanta Doña Elena; en 1998, Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina; en 1997, Su Alteza Real la Infanta Doña Margarita; y en 1996, Su Alteza Real el Príncipe de Asturias.