La familia real evoca el recuerdo de Don Juan en el centenario de su nacimiento

La familia real rindió ayer homenaje a la figura de Don Juan, padre del rey, con una misa concelebrada en la capilla del Palacio Real de Madrid para conmemorar el centenario de su nacimiento. El acto, algo más que una mera reunión familiar, supuso la reaparición de la infanta Cristina en un acto institucional al lado de los reyes, los príncipes de Asturias y la infanta Elena, que solo llevo al mayor de sus hijos, Froilán, ya que la pequeña Victoria aún no ha terminado el curso en su internado inglés.

Compartir

Para la duquesa de Palma, que se convirtió en centro de muchas miradas, la misa en memoria de su abuelo paterno ha supuesto su primera actividad oficial en más de año y medio, ya que, como consecuencia de la imputación de su marido, Iñaki Urdangarin, en el Caso Nóos, no participaba en ningún acto oficial con la familia real desde la Fiesta Nacional del 12 de octubre de 2011. La situación no era fácil, sobre todo porque en en estos días Cristina ha vuelto a colocarse en el punto de mira por un error de Hacienda, todavía sin aclarar, que la atribuía la venta de 13 propiedades que finalmente han resultado no ser suyas.

En la capilla, Cristina, que en todo momento se mostró relajada y sonriente, se sentó entre su tía, la infanta Pilar, y su sobrino mayor, Froilán, el único bisnieto de Don Juan presente en su homenaje. El pequeño, que no se separó de su madre, la infanta Elena, seguramente echó de menos la presencia de su primo Juan Valentín, primogénito de los duques de Palma y el más afín a él por razones de edad. Las grandes ausentes, de cualquier modo, fueron las infantas Leonor y Sofía, hijas de los príncipes de Asturias, quizás demasiado pequeñas para un acto de este tipo.

Infanta Cristina, Froilán y la infanta Elena

Cristina se sentó entre su tía, la infanta Pilar, y su sobrino Froilán. Con ellos, la infanta Elena.

Cerca de ellos se encontraba la infanta Margarita, y ocupando el sitial de honor, se sentaron los reyes y los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, ella espléndida con un traje de chaqueta en tweed de lino de Felipe Varela, top satinado de Mango, zapatos de Magrit y clutch de piel de búfalo natural.

Todos escucharon con emocionado recogimiento las palabras del capellán castrense Juan del Río: “España debe a Don Juan gratitud, reconocimiento y dar a conocer su obra a las nuevas generaciones. Hijo y padre de rey, fue jefe de la Casa Real española durante más de 30 años”, dijo el sacerdote en su homilía sobre la figura de Don Juan, Conde de Barcelona. El padre del rey nació en el Palacio de la Granja, en Segovia, el 20 de junio de 1913, por lo que este homenaje se ha celebrado a los cien años justos de su nacimiento.

Príncipes de Asturias

 Letizia lució un traje de chaqueta en tweed de lino de Felipe Varela, top satinado de Mango, zapatos de Magrit, clutch de piel de búfalo natural y broche de Malababa.

Alrededor de 220 personas se dieron cita en la capilla del Palacio Real, el mismo templo en el que en su día se celebraron los funerales del propio Don Juan y de su esposa, doña María de las mercedes.

Además del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los presidentes del Congreso y el Senado, Jesús Posada y Pío García Escudero, también estuvieron presentes algunos miembros del Gobierno, entre ellos, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, el titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y el de Interior, Jorge Fernández Díaz, además del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y el hijo de Adolfo Suárez, en reprsentación de su padre.

Infanta Elena, Froilán e Infanta Cristina

La infanta Elena, en el momento de comulgar. Tras ella, su hijo Froilán y su hermana Cristina.

Tampoco faltaron personas que en el pasado estuvieron muy vinculadas a Don Juan, como el personal médico que le atendió en la Clínica Universitaria de Navarra antes de morir, o algunos miembros del servicio de Villa Giralda, la residencia de Estoril, en Portugal, donde pasó sus años de exilio.

Infanta Cristina

La infanta Cristina se convirtió en centro de muchas miradas, entre ellas, las de los presidentes del Congreso y el Senado, Jesús Posada y Pío garcía Escudero.