La familia real británica, navidades en Sandringham sin los duques de Cambridge

Como todos los años, la soberana británica ha reunido en Sandringham a la familia real casi al completo para disfrutar juntos de las fiestas navideñas, aunque en esta ocasión ha habido que lamentar la ausencia de los duques de Cambridge, que han pasado la Nochebuena y la Navidad con la familia Middleton en su casa de Bucklebury, en el condado de Berkshire, y la del príncipe Harry, quien se encuentra en Afganistán. Aunque no se descartaba que los duques de Cambridge se acercaran a Sandringham en algún momento de las vacaciones, lo cierto es que Guillermo y Kate prefirieron pasar las fiestas con los padres y los hermanos de la duquesa quien, dicho sea de paso, parece muy recuperada de los mareos y las náuseas severas (hiperémesis gravídica) que la llevaron al hospital el pasado 3 de diciembre, el mismo día que un portavoz de Clarence House anunció oficialmente su embarazo.

1.312
Compartir

Con 86 espléndidos y vitalistas años, la reina Isabel, también había dado un pequeño susto dos días antes de Navidad, ya que tuvo que excusar su ausencia al servicio religioso del domingo a causa de un fuerte resfriado. El día 25, sin embargo, la soberana ya estaba lo suficientemente recuperada como para asistir con el resto de la familia al tradicional servicio de Navidad en la iglesia de Santa María Magdalena, a la que, como es costumbre, llegaron caminando desde el palacio mientras recibían flores y muestras de cariño por parte de los numerosos británicos apostados en el camino.

Además del príncipe Carlos y su esposa Camilla, duquesa de Cornualles, no faltaron la princesa Ana y su marido, Tim Laurence; Peter y Zara Phillips con sus respectivos cónyuges, Autumn Kelly y el jugador de rugby Mike Tindall; el príncipe Andrés con sus dos hijas, las princesas Beatriz y Eugenia, los condes de Wessex con su hija mayor, lady Louise

 Isabel de Inglaterra en Sandringham

Tanto la reina Isabel y el duque de Edimburgo como el resto de la familia real hicieron a pie el camino entre el palacio y la iglesia de Santa María Magdalena. 

Los duques de Cambridge, que días antes de Navidad sí habían asistido al almuerzo que la reina Isabel ofrece todos los años en el palacio de Buckingham a los miembros de la familia real, no fueron los únicos que se perdieron la Navidad en Sandringham, ya que, aunque estuvo presente en la mente de todos, el príncipe Harry, hermano menor de Guillermo, ha vivido este año unas fiestas muy diferentes desde su puesto en Afganistán, donde se encuentra en misión militar con el ejército británico.

De cualquier forma, este año las navidades de la familia real británica han sido más tranquilas que las del año pasado, ya que no hay que olvidar que el 23 de diciembre de 2011 se vivieron momentos de preocupación e incertidumbre cuando el marido de la reina, el príncipe Felipe, de 91 años, tuvo que ser ingresado de urgencia por un problema cardiaco.

 Carlos de Inglaterra y Camilla, duquesa de Cornualles

Carlos y Camilla tuvieron muy presente al príncipe Harry, quien se encuentra en Afganistán en misión militar.

Por otra parte, la reina Isabel, entusiasta de las nuevas tecnologías, grabó este año su mensaje de Navidad, una costumbre instaurada por su abuelo, Jorge V, en tres dimensiones (3D). Fue un discurso entusiasta y sincero con el que también cerró públicamente el 60º aniversario de su reinado.

 Los Condes de Wessex con su hija, lady Louise

Eduardo y Sophie, condes de Wessex, llevaron a su hija mayor, lady Louise, de nueve años.

 Zara Phillips y Mike Tindall

Zara Phillips, hija de la princesa Ana, con su marido, el jugador de rugby Mike Tindall.