La exesposa de Abdalá denuncia que el rey saudí tiene a sus cuatro hijas prisioneras en palacio

Alanoud D. Alfayez, la jordana que fuera segunda esposa del rey Abdalá de Arabia Saudí, madre de cuatro princesas asegura que el monarca las mantiene cautivas en el palacio real de Yeda desde hace 13 años.
Las princesas Sahar, de 42 años, y Jawaher, de 38, al igual que su madre, contactaron a través de Facebook con la periodista libanesa y colaboradora del Sunday Times de Londres, Hala Jaber, para hacer pública su terrible situación, que aseguran es extensiva a sus otras dos hermanas, las princesas Maha, de 41 años, y Hala, de 39, que viven en otra villa distinta a la que ellas ocupan dentro de los muros del suntuoso palacio real, para ellas una prisión con rejas de oro.

4.113
Compartir

Las princesas saudíes han lamentado el régimen en el que viven: que no se les permite recibir visitas y están sometidas a un asfixiante aparato de seguridad. Sahar y Jawaher consideran que su llevan una vida miserable, hecha la salvedad de la inmensa cantidad de bienes materiales de los que están rodeadas como hijas de uno de los hombres más ricos del mundo.
Las hijas del rey Abdalá de Arabia Saudí sí tenían acceso a Internet y las redes sociales, pero no pueden salir del recinto de palacio ni siquiera de compras si no es con el permiso previo de alguno de sus familiares varones y yendo acompañadas de un aparato de seguridad que es un elemento más que disuasorio para sus salidas. En un extenso reportaje, la periodista jordana relata como las princesas se ven sometidas a mayores recortes de libertad a los que sufren el resto de las mujeres de un país en el que se les reconoce contados derechos.
Su madre, Alanoud Alfayez, por su parte, ha escrito a la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR), denunciando esta privación de libertad de sus hijas y pidiendo su mediación ante el monarca saudí para que les conceda a las princesas este derecho universal. Pero, un fallo de procedimiento ha impedido que su gestión tenga éxito y Alanoud no ha obtenido respuesta a su solicitud ya que su carta no iba firmada por ella, sino por su abogado… Ahora ha subsanado el error y ha vuelto a remitir una misiva al organismo internacional a la que le han prometido que le darán curso y respuesta.

A través de su cuenta de Twitter, Alanoud, de 57 años, envió un mensaje a las princesas: “A mis hijas. Lamento haberos fallado por segunda vez, cuando hablo de esta tragedia me pongo muy emocional y las palabras desaparecen”.

La segunda esposa del rey Abdalá de Arabia Saudí se caso a principios de los 70, cuando ella tenía 15 años y él, 47, y era comandante de la guardia nacional saudí por aquel tiempo. Nacida en Jordania, miembro de una prominente familia de origen saudí, Alanoud formó parte del harén de un rey por el que han pasado más de treinta mujeres y en el que se ha mantenido el protocolo de que coexistieran cuatro esposas al tiempo, de las que Abdalá se va divorciando, sin previo aviso, cuando va llegando una nueva para mantener el cupo. 

Abdalá, de 89 años, llegó al trono en 2005, tras la muerte de su hermano el rey Fahd, después de haber vivido Alanoud un matrimonio salpicado con dos divorcios. En efecto, en1980 Abdalá le informó de la noche a la mañana que se había divorciado de ella , para volver a casarse en 1981 cuando ya era príncipe heredero… Pero, tres años más tarde se volvió a divorciar de la jordana, que se encontró cada vez con más dificultades para poder tener acceso a sus hijas, por lo que se marchó a vivir a Londres, de donde regresó a Arabia Saudí para intentar facilitar el contacto con sus hijas desde allí, algo que no consiguió, por lo que acabó residiendo en Londres, contrariando los deseos de Abdalá que quería que permaneciera en Arabia
Ahora su preocupación son sus hijas, las princesas que han visto recortadas al máximo las pocas libertades que tuvieron en una juventud feliz y algo occidentalizada, pues estudiaban y dos veces al año abandonaban el país para ir de vacaciones con su madre… Después de un viaje a Italia todo cambió y se vieron recluidas en palacio y modificado su estilo de vida, hasta el punto que una de ellas se vio forzada a dejar de trabajar en un banco porque Abdalá pensaba que no era adecuado que uno de sus 38 hijos estuviera empleado.

Compartir
Artículo anteriorShakira, una novia muy sexy: "Me casaría sin pensarlo"
Artículo siguienteKate Middleton y Petra Ecclestone, guerra abierta