La agitada vida sentimental de Adriana Abascal, en vísperas de su nueva boda

La guapísima mexicana se casa de nuevo este sábado, 29 de junio, en Ibiza, y como en sus anteriores uniones, el novio es rico, empresario y, esta vez, francés: Emmanuelle Shrederm, de 52 años y presidente de la multinacional Catella France, especializada en la prestación de servicios inmobiliarios.

16.893
Compartir

Sin embargo, Adriana Abascal, que ya ha cumplido 42 años, ha asegurado a pocos días de su enlace: “Por fin me caso por amor”, una afirmación con la que parece dar la razón a todos aquellos que en más de una ocasión la tacharon de cazafortunas por su tino a la hora de enamorarse, y su reconocimiento implícito de que llegó a sus dos anteriores bodas guiada por otros sentimientos menos elevados que los que dice sentir por Emmanuelle.

Adriana, que conoció al que está a punto de convertirse en su segundo marido (no llegó a casarse con su primera pareja, Emilio Azcárraga) hace poco más de un año en París, por mediación de unos amigos comunes, está convencida de que a la tercera irá la vencida, aunque hay que recordar que ya la hemos visto igual de feliz, confiada y enamorada en dos ocasiones anteriores.

Adriana Abascal y su novio, Emmanuelle

La pareja se conoció hace poco más de un año en París.

La historia de su primera unión se fraguó en 1988, cuando Adriana Abascal gana el certamen de Miss México y queda cuarta en el de Miss Universo. Con 18 años y una belleza insólita, no tarda ni un minuto en cautivar a Emilio Azcárraga, propietario de la cadena de televisión Televisa y uno de los hombre más ricos del mundo. Que Emilio estuviera casado con Paula Cussi, su cuarta esposa, y que fuera padre de cuatro hijos, no fue ningún inconveniente para que ambos iniciaran un apasionado romance que causó estupor en todo México. Aunque el magnate mexicano no llegó a divorciarse de Paula Cussi, compartió su vida con Adriana hasta el día de su muerte, el 16 de abril de 1997.

La muerte de Emilio Azcárraga enfrentó a Adriana con los hijos del magnate en los tribunales aunque, después de una durísima batalla legal, la exreina de la belleza mexicana consiguió una más que sustanciosa herencia, en la que entre otros bienes y propiedades figuraba la lujosa y espectacular mansión de Bel Air, en Los Ángeles, en la que cuatro años después contraería matrimonio con Juan Villalonga, en realidad, su primer marido.

Adriana Abascal y su novio, Emmanuelle

Emmanuelle se mostraba así de enamorado el pasado mes de mayo en el Mutua Madrid Open de Tenis.

El empresario Juan Villalonga, ex presidente de Telefónica, separado de Concha Tallada y padre de tres hijos, se enamoró de Adriana en 1998. Fue un flechazo de tal calibre que su romance avanzó a marchas forzadas. La pareja se instaló en Los Ángeles, y el 6 de mayo de 1999, su hija Paulina llegó al mundo en el hospital de Los Cedros del Sinaí.

Dos años más tarde, el 30 de junio de 2001, Adriana, que entonces tenía 31 años, y Juan de 47, se dieron el «sí, quiero» en una romántica ceremonia celebrada en su casa de Bel Air, una fabulosa mansión de 14.200 metros cuadrados, valorada en ocho millones de euros, que en su día preteneció al actor Cary Grant.

Todo fue a lo grande. Las invitaciones de boda fueron diseñadas por Cartier; Adriana estaba espectacular con un vestido largo de «chifflon» de seda, en tonos marfil y sin cola, del diseñador Christian Lacroix; el banquete nupcial corrió a cargo del restaurante Spago, el mismo que sirve a las estrellas de Hollywood durante la ceremonia de los Oscar; entre los invitados había famosos como Gloria Stefan o Salma Hayek; y la pequeña Paulina, con solo dos años, fue la encargada de llevar las arras.

Adriana Abascal y Juan Villalonga

Adriana se casó con Juan Villalonga, expresidente de Telefónica, el 30 de junio de 2001 en Los Ángeles, y en 2009 anunciaron su separación.

 Fue como un cuento de hadas hecho realidad, un sueño que tuvo su continuación en el nacimiento de los otros dos hijos de la pareja, Diego, que vino al mundo el 5 de enero de 2004, y Jimena, que completó la familia en julio de 2008. Un año después, sin embargo, Adriana Abascal y Juan Villalonga sorprendieron con el anuncio de su inesperada pero definitiva separación.

Ahora, a sus 42 años, Adriana Abascal vuelve a soñar y se declara completamente enamorada de Emmanuelle Shrederm. Mañana, vestida al parecer con un modelo nupcial de Lorenzo Caprile en color blanco roto, será su gran día… de nuevo.

Los Villalonga con sus tres hijos

Adriana tiene tres hijos con Juan Villalonga: Paulina, que ahora tiene 14 años; Diego, de nueve; y Jimena, que el mes que viene cumplirá cinco.

Adriana Abascal y su prometido

Adriana y Emmanuelle ya cuentan las horas para su boda. Ella está feliz, y convencida de aquello de que a la tercera va la vencida.