Kate Moss, vacaciones familiares en Formentera

La modelo inglesa ha viajado un año más a nuestro país para pasar unos días de vacaciones en Ibiza. Kate Moss, junto a su marido Jamie Hince, su hija Lila Grace, nacida de una relación anterior, y un grupo de amigos, disfrutó de una jornada en un yate en aguas de Formentera.

Compartir

Kate Moss es una enamorada de Ibiza y ningún verano se pierde unos días de descanso en la isla pitiusa. La modelo inglesa prefiere las jornadas relajadas en la maravillosas playas, a las noches de fiesta, que también son una de las señas de identidad de la isla. Kate, su marido, Jamie Hince y su hija Lila Grace, nacida de su relación con el periodista Jefferson Hack, pasaron una jornada en alta mar en un yate en compañía de unos amigos.

 A sus 39 añós, la modelo demostró con un escueto biquini de animal print que continúa manteniendo un cuerpo estupendo. Kate pasó el día entre baños con su hija y conversaciones en la cubierta del yate con su pareja y amigos,  mientras tomaba el sol. Al caer la tarde regresaron a tierra y estuvieron visitando uno de los típicos mercadillos hippies, donde hicieron alguna compra.

vacaciones Formentera

Kate, de 39 años y estupenda en biquini, sigue siendo una de las modelos más solicitadas del momento.

Vacaciones Formentera

La modelo y su hija Lila Grace, de diez años, nacida de su relación con el periodista Jefferson Hack, estuvieron bañándose juntas en alta mar.

Kate Moss ha dejado atrás la vida de fiestas y excesos del pasado (que vivió especialmente durante la época en la que fue novia del músico Pete Doherty) y ha encontrado la estabilidad junto Jamie Hince, guitarrista del grupo The Kills, con el que contrajo matrimonio el 1 de julio de 2011. La modelo ha confesado que le gustaría volver a ser madre.

Vacaciones Formentera

Kate y Jamie Hince se casaron el 1 de julio de 2011. Junto con la hija de la pareja forman la estampa de una familia feliz.

Compartir
Artículo anteriorAlejandra Prat y su familia numerosa disfrutan de Marbella
Artículo siguienteFelipe y Letizia: fin de vacaciones... ¿por separado?