Kate Moss, trabajo y vacaciones caribeñas en familia

La súper modelo Kate Moss dejó un brumoso e invernal Londres para lucir su siempre imponente figura en biquini en la caribeña y soleada playa de San Bartolomé, en el transcurso de una sesión de fotos. Kate Moss, de 38-años de edad, ha viajado a la hermosa isla caribeña con su marido, Jamie Hince, y su hija, Lila Grace, nacida de su relación con Jefferson Hack. La controvertida top inglesa no ha desperdiciado esta oportunidad que le brindaba su agenda como profesional, para disfrutar de aquel paraíso turístico de El Caribe con los suyos, una vez finalizada la sesión de fotos.

1.597
Compartir

La isla de San Bartolomé, uno de los destinos vacacionales de invierno tradicional del turismo de lujo, famosa por sus hermosas playas, los selectos restaurantes gourmet, los bares más chic y tiendas de alta gama de diseño ha sido el destino elegido por Kate Moss para retornar al verano con acento francés que tanto le gusta. La top británica, que descansa habitualmente en agosto en Saint Tropez, en la Costa Azul francesa, con la llegada del invierno ha viajado a esta paradisíaca colonia de ultramar que pertenece a Francia y se encuentra a 250 kilómetros al este de Puerto Rico, cerca de las islas de San Martín, otro refugio dorado de la jet internacional.

Kate-Moss-en San Bartolomé

Sofisticada y sugerente, Kate Moss, posó para el fotógrafo de moda francés Patrick Demarchelier.

Según la prensa británica, Kate Moss podría estar haciendo planes para aumentar la familia con el guitarrista rockero de The Kills, Jamie Hince, su marido desde 2011. Su hija, Lila Grace, cumplió 10 años hace tres meses y su oportunidad de darle un hermano va agotándose, pues la súper top inglesa está a punto de cumplir 39 años. Un amigo de Kate ha asegurado: “Ella no oculta en ningún momento entre sus íntimos que le encantaría tener un bebé con Jamie“.

Kate-Moss-en San Bartolomé

Kate Moss, atendida por una legión de estilistas, maquilladores y asistentes, fue la protagonista de una sesión de fotos de moda de verano y lencería en San Bartolomé.

Desde hace un año, la reina de las pasarelas quería recuperar un tono saludable, alejándose desde entonces de algunos de sus polémicos hábitos de vida menos recomendables, con vistas a una segunda maternidad. Durante la sesión fotográfica en San Bartolomé, Kate Moss aprovechó un descanso para tomar un refresco energizante, demostrando así que sigue en el buen camino. La modelo acaba de lanzar su autobiografía, un libro que documenta gráficamente con impactantes fotos de su carrera durante dos décadas, El libro de Kate Moss, donde se defiende de la etiqueta de consumidora de heroína que la acompañó, asegurando que no ha probado esta droga.

Kate-Moss-en San Bartolomé

Kate Moss presumió de tipazo con un conjunto de lencería de encaje amarillo, combinado con  estampado de leopardo.

 

Compartir
Artículo anteriorCarmen Lomana, solidaria
Artículo siguientePablo Alborán, estrella solidaria y cercana: "A los Reyes les pido estar en familia"