Kate Middleton reaparece con barriguita, pero aún sin recuperar

Kate Middleton reaparece con barriguita, pero aún sin recuperar

Tras suspender su agenda debido a las molestias de su tercer embarazo, aún está convaleciente, pero con fuerzas para retomar el trabajo y guapísima de azul…

No la veíamos desde el pasado 30 de agosto, cuando Kate acudió junto a su marido, el príncipe Guillermo, y su cuñado, el príncipe Harry, a un acto en los jardines de Kensington en homenaje a Lady Di. Entonces ya acusaba algún signo de cansancio en su rostro. Pocos días después, el palacio de Kensington anunciaba la buena nueva: la duquesa de Cambridge estaba esperando su tercer hijo. Sin embargo, al igual que con los dos anteriores, Kate también sufría de hiperémesis gravídica, es decir, de frecuentes molestias, mareos y náuseas en los primeros meses de embarazo. Esto hizo que, de nuevo, tuviera que suspender todas sus actividades oficiales. 

El príncipe Guillermo y Kate, entrando en el salón de Buckingham donde tuvo lugar la recepción.

Pues bien, este periodo de sequía tocó a su fin anoche cuando Kate reapareció en público para asistir a una recepción, otra vez con Guillermo y Harry, con trabajadores del ámbito de la salud mental, una causa con la que los jóvenes están muy implicados. La cita tuvo lugar en el palacio de Buckingham, y la duquesa estaba espléndida. 

Kate estrenó un vestido de Temperley London, que cuesta unos 887 euros en su web.

Kate Middleton eligió un vestido de Temperley London, una de sus firmas favoritas, que cuesta 887 euros. Le sentaba de maravilla y con él ya lucía su incipiente tripita de embarazada. Aunque ella trataba de disimular colocándose la cartera por delante, sus tres meses de embarazo ya no se pueden ocultar. 

La duquesa, de 35 años, se ponía a menudo su cartera por delante de la barriguita.

Kate estuvo como acostumbra, solícita y sonriente con los invitados, como una anfitriona perfecta. Sin embargo, fuentes de palacio aseguran que no está recuperada del todo, pero que combate su dolencia como “una luchadora”, citan en el Daily Mail. En cualquier caso, todos agradecieron mucho su presencia para apoyar la causa y el esfuerzo que le suponía estar pese a no encontrarse bien al cien por cien. En unos meses dará la bienvenida a un nuevo miembro de la familia, que hará las delicias de sus hermanitos George y Charlotte. 

Kate se mostró como una agradable anfitriona en todo momento.