‘Karoo’, una novela póstuma que sigue muy viva

En ocasiones la vida es tan ingrata que no deja disfrutar a sus autores de su éxito. Este fue el caso de Steve Stesich (1942-1996), que no vio su novela póstuma, ‘Karoo’, convertirse en un ‘best-seller’ en Francia y un libro de culto en numerosos países. En España lo ha editado Seix Barral y desde entonces se ha beneficiado del boca a boca, que va a más…

110
Compartir

Steve Tesich abandonó su Serbia natal cuando era un niño y logró cumplir el sueño americano gracias a sus obras de teatro y guiones cinematográficos (ganó el Oscar por su trabajo en ‘El relevo’, dirigida por Peter Yates en 1979). Sin embargo, este notable escritor no conoció el éxito como novelista, ya que ‘Karoo’ se publicó en Estados Unidos dos años después de su prematura muerte a consecuencia de un infarto.

‘Karoo’ fue editada quince años más tarde en Francia, donde, además de lograr diversos premios literarios, se convirtió en un best-seller y a partir de ahí comenzó el periplo internacional de esta novela, que nos narra el devenir de Karoo un guionista frustrado que se dedica a retocar y reescribir los de los demás al servicio de la industria de Hollywood.

Karoo, una especie de Torrente culto y de vuelta de todo, es alcohólico, fumador empedernido y se encuentra en una forma física lamentable. Su exmujer disfruta peleándose con él en público y su hijo adoptivo se muere por su cariño. Aunque es un amoral impresentable, el lector enseguida empatiza con su lado perverso y su cinismo, porque es inevitable reírse, a carcajadas incluso, de las esperpénticas situaciones que protagoniza.

Tesich nos permite ser ‘voyeurs’ del periplo de este individuo sin escrúpulos que, sin embargo, intenta redimirse en una odisea que nos deja adentrarnos en las duplicidades de un ser decadente y de un Hollywood despiadado en el que lo único que importa es el dinero.

En definitiva, una novela para lectores exigentes, dispuestos a ser sorprendidos y con una mente abierta en la que no todo es blanco o negro…

 

Compartir
Artículo anteriorChenoa regresa 'en otra dirección' y en versión bilingüe
Artículo siguientePlanes en tiempo de vendimia