José Fernando no saldrá de la cárcel y será juzgado el 14 de marzo

El hijo de Ortega Cano, José Fernando, asistió a la vista de conciliación en el juzgado de Sevilla a la que había sido citado por la juez para ver si podía encontrarse un acuerdo entre los acusados y la víctima que le hubiera permitido salir de la cárcel en libertad condicional. No se ha alcanzado el acuerdo que hubiese evitado la celebración de juicio y José Fernando continuará en prisión, previsiblemente hasta ese momento. José Fernando Ortega Mohedano, hijo del torero José Ortega Cano y la recordada Rocío Jurado, compareció minutos antes de las once de la mañana en los juzgados, en la sala de vistas ocupó el centro del banco en el que tomaron asiento los seis acusados. Aparentemente tranquilo, relajado, mirando al frente y sin rehuir los objetivos de las cámaras en ningún momento, como sí hicieron otros acusados, José Fernando asistió a uno de los momentos más cruciales de su vida, que de haber llegado a buen puerto hubiese supuesto una mejora en su situación actual. Su próxima aparición pública prevista tendrá lugar a partir del 14 de marzo para ser juzgado .

Compartir

Manuel Manzaneque, el abogado del joven agredido por José Fernando, había anunciado el día anterior que los seis acusados, que se enfrentan a penas de hasta ocho años de cárcel, deberían “RECONOCER PLENAMENTE los hechos e indemnizar conjuntamente a la víctima“, con lo que se hubieran hecho acreedores a que el magistrado les aplicase las atenuantes de confesión, colaboración con la Justicia, reparación del daño y, en algunos casos, atenuante de drogadicción.

José Fernando Ortega Mohedano en los juzgados de Sevilla el 19 de febrero de 2014

José Fernando Ortega Mohedano, se sentó en el centro del banco destinado a los juzgados en la sala donde se celebró la vista de conciliación, que no llegó a buen puerto.

La juez de lo Penal número 5 de Sevilla había citado a José Fernando y a sus cinco amigos procesados, Francisco S.C., Isaac F.C., José Ángel S.A., Iván N.B. y Eloy R.T., para intentar alcanzar ese acuerdo con la víctima que hubiera podido evitar la celebración del juicio por presunta agresión y robo en un club de alterne que tuvieron lugar a las 5.50 horas de la madrugada del 2 de noviembre de 2013.

José Fernando Ortega, que lleva tres meses en prisión provisional acusado de aquellos hechos afronta una petición de cinco años de cárcel, que solicita para él la Fiscalía, y que la acusación particular elevaba a ocho y al pago de una indemnización de 25.319 euros por el valor del coche que incendiaron después de utilizarlo tres días, y de los objetos que le robaron, dos móviles, la cartera y dinero.

José Fernando Ortega Mohedano en los juzgados de Sevilla el 19 de febrero de 2014

José Fernando permaneció un cuarto de hora escaso en la sala de vistas, tras el fracaso del pacto, por la oposición de la Fiscalía, permaneció en los juzgados reunido con su abogado antes de volver a prisión.

Según había adelantado el abogado de la víctima, su cliente “no quiere revivir de nuevo lo ocurrido ya que se encuentra psicológica y familiarmente muy afectado y quiere pasar página”. En el caso de que los acusados reconozcan los hechos, afrontarían penas “de menor entidad que les permitirán obtener la libertad condicional de tal manera que, si volvieran a cometer un delito, serían nuevamente ingresados en prisión para cumplir la pena correspondiente al nuevo delito, más la pena que les quedó suspendida”, según el abogado, que daba a entender la posibilidad de un pacto y de que el acuerdo era factible tras haber mantenido varios encuentros con los letrados de los acusados.

A juicio del letrado, era real la posibilidad de que a última hora de la tarde del miércoles José Fernando y los tres amigos que permanecen encarcelados hubieran podido abandonar el centro penitenciario Sevilla-1. Pero, en sala, se evidenció lo que ya había trascendido horas antes la celebración de la vista ante la juez, la Fiscalía se opuso a la reducción de pena para José Fernando. El ministerio fiscal había solicitado para el hijo de Ortega Cano cinco años de cárcel por delitos de robo con violencia, daños, y contra la seguridad vial, así como el pago de una multa de 360 euros por una falta de lesiones, todo ello con la agravante de abuso de superioridad y la atenuante de reparación del daño.
El fiscal no rebajó su petición de prisión, ni consideró el atenuante de toxicomanía que había alegado el abogado de José Fernando, pues según la Fiscalía el hijo de Ortega Cano no ha pedido ayuda ni recibido tratamiento alguno para rehabilitarse durante estos tres meses que lleva en prisión.

José Fernando Ortega Mohedano en los juzgados de Sevilla el 19 de febrero de 2014

José Fernando Ortega en la vista, que abandonó esposado a otro de los acusados con dirección a la prisión, donde aguardará la celebración de juicio fijado para el 14 de marzo. Entonces será cuando la juez pueda considerar el informe pericial psiquiátrico del hijo del torero que ha solicitado su abogado.