Jesulín, las mejores fotos de un cazador en apuros

La popular finca Ambiciones, de Jesulín de Ubrique, ha vuelto al ojo del huracán informativo tras una reciente actuación de la Guardia Civil. En este caso la noticia no guarda relación con ningún problema que pueda afectar a la familia Janeiro-Bazán ni a María José Campanario, la esposa del extorero gaditano.
Aunque tampoco se trataba de cuestiones urbanísticas ni de las, en otros tiempos habituales, rupturas de relaciones o apariciones de nuevas parejas, la noticia tenía, una vez más, tintes pintorescos, para no perder la peculiaridad que desde hace décadas rodea la vida de Jesulín de Ubrique, un carismático ídolo popular de singulares trayectorias profesionales y personales. La Guardia Civil ha requisado  unos animales disecados que se encuentran en la vivienda de Jesús Janeiro Bazán: dos osos, un jaguar y una cabeza de cebra.

1.959
Compartir

Un reportaje de televisión realizado hace dos años a Jesulín en su finca de Ambiciones fue origen de la denuncia interpuesta entonces por una asociación ecologista, al comprobar la existencia de estos animales disecados en casa del torero de Ubrique, que se encuentra en el origen de la actual intervención administrativa.

Ambiciones-

La taxidermia tiene relevancia en la decoración interior de la vivienda que  Jesulín de Ubrique tiene en la finca Ambiciones, en el término municipal de Prado del Rey (Cádiz). 

Los agentes de la benemérita han procedido notificar la retirada de algunas piezas de animales disecados que se encuentran en la finca de Jesulín de Ubrique, ubicada en el término municipal de Prado del Rey, a escasos kilómetros del pueblo gaditano de El Bosque. Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz confirmaron esta comunicación administrativa a Jesulín, aclarando que se no se trataba de una entrada y registro de la propiedad, que sólo se produce si existen indicios delictivos, con una orden y en presencia de un secretario judicial.

Jesulín-de-Ubrique-en Ambiciones

Desde que se retiró de los ruedos en el año 2000 Jesulín se ha entregado con pasión a la caza y sus trofeos son motivo habitual de decoración en sus distintas residencias.

Es conocida y notoria la afición de Jesús Janeiro Bazán a la caza, que suele practicar habitualmente por la zona geográfica en la que vive, de gran riqueza cinegética, y que le ha llevado ocasionalmente a realizar algunos safaris en África. Muchos recuerdos de esta actividad deportiva decoran el salón de su casa y algunas otras dependencias de la vivienda, pero las que serán retiradas de su casa de Ambiciones, origen de la denuncia de los ecologistas, requieren un permiso especial que al parecer, y según la actuación que se ha llevado a cabo, Jesulín no ha podido acreditar suficientemente.

Jesulín de Ubrique en Ambiciones

Esta foto tiene 18 años y en ella podemos ver, en el salón de billar de Ambiciones, algunos de sus trofeos que acreditan el largo historial de Jesulín como cazador.

Aunque el torero de Ubrique ha dispuesto del plazo pertinente para poder reunir y adjuntar la documentación solicitada por la Guardia Civil acreditando la propiedad de los animales disecados objetos de incautación, Jesulín de Ubrique no ha podido cumplimentar el trámite administrativo al carecer de los papeles. Según han comunicado las autoridades, el destino final de algunas de las piezas incautadas, los osos y el jaguar, podría ser un museo.

Jesulin-de-Ubrique-5

Jesulín de Ubrique, en foto retrospectiva de un día de caza en la primavera de 2000, con su exnovia María del Carmen Moreno, la joven jerezana que estuvo en el origen de su ruptura con Belén Esteban.

El carismático torero de Ubrique ha vuelto nada más comenzar al año a un primer plano de actualidad y a estar en el centro de la polémica, alimentando nuevamente el debate entre sus seguidores y detractores… Genio y figura, pese a estar retirado de los ruedos desde hace catorce años, Jesulín de Ubrique sigue levantando pasiones populares.

Jesulín-de-Ubrique-en Ambiciones

Hace veinte años su pasión por los animales le llevó a tener a un tigre en Ambiciones y el famoso Currupipi fue su popularísima mascota en los 90.