Jessica Bueno, una espectacular mujer de rojo en la boda de su prima

Jessica Bueno asistió en Los Molares, su pueblo sevillano, a la boda de su prima Genoveva. Eligió un color rojo Valentino para la ocasión, un modelo llamativo de encajes diseñado por Alejandro Postigo, que la convirtieron en la invitada más destacada al enlace, junto con su pequeño Francisco, también ataviado para el evento familiar. No pudo acompañarles, como hubiera sido su deseo, Jota Peleteiro, el novio futbolista de Jessica Bueno, que estuvo concentrado con su equipo todo el fin de semana pues el domingo el Eibar jugaba en aquella localidad guipuzcoana con el Mirandés.

324
2
Compartir

EL VIAJE DE JESSICA BUENO A SEVILLA, el pasado martes 15 de junio, y su separación de casi una semana de Jota Peleteiro, vinieron motivados por un acontecimiento familiar: la boda de Genoveva, la prima hermana de la modelo sevillana, y Pablo. La ex de Kiko Rivera pasó los días previos preparándose con mimo para la ocasión y su esfuerzo se vio recompensado, porque con su total look ‘woman in red’, zapatos y lápiz de labios incluidos, Jessi fue la otra protagonista de la boda además de la feliz novia.

Jessica Bueno y su hijo, Francisco Rivera, invitados a una boda en Los Molares

Jessica Bueno y Francisco Rivera fueron saludados por los vecinos de Los Molares cuando asistieron a la boda de la prima hermana de la modelo en aquella localidad sevillana.

Los fotógrafos aguardaron pacientemente la salida de Jessica Bueno del chalet de sus padres en Los Molares, donde ella se ha alojado con su hijo Francisco Rivera durante su estancia en tierras sevillanas. La aparición de Jessica, sin tocado en principio, resultó espectacular y el tiempo la acompañó con un día soleado para que luciera su vestido en todo su esplendor. La ex de Kiko Rivera llevaba en brazos al nieto de Isabel Pantoja y estuvo pendiente de su pequeño en todo momento. SIMPÁTICA Y CORRECTA CON LOS INFORMADORES que estaban desarrollando su trabajo ese día en Los Molares, Jessica no despegó los labios, no obstante, ni hizo declaración alguna para evitar tener que pronunciarse sobre las declaraciones televisivas de su ex Kiko Rivera, que tanto están dando que hablar una semana tras otra.

Jessica Bueno y su hijo, Francisco Rivera, invitados a una boda en Los Molares

Jessica Bueno y Francisco Rivera, preparados para triunfar en la boda como los ‘invitados de honor’ y los más populares de los asistentes al feliz evento familiar.

Francisco Rivera estuvo todo el tiempo tranquilo y atento a cuanto sucedía a su alrededor. Aunque el nieto de Isabel Pantoja ya anda, la ocasión no era la más indicada para que el pequeño exhibiera sus recién adquiridas habilidades, por lo que Jessica Bueno no lo dejó en el suelo ni un solo momento mientras que estuvieron en la calle. Algunos miembros de la familia de la modelo tuvieron oportunidad de conocer y festejar ese día al nuevo miembro que se ha sumado a la saga, Francisco Rivera, que después de la ceremonia nupcial, fue el juguete de todos en la fiesta.

Jessica Bueno y su hijo, Francisco Rivera, invitados a una boda en Los Molares

Jessica disfrutó del reencuentro familiar y estuvo feliz de poder presentar a todos a su pequeño Francisco, un niño simpático y muy despierto que estuvo atento a cuanto sucedía a su alrededor.

Jessica Bueno, después de muchas tensiones que no han logrado borrar la sonrisa del rostro de la modelo sevillana de 23 años, estuvo encantada de reencontrarse con toda su familia en un acontecimiento tan entrañable como una boda. Fue la oportunidad perfecta para que la ex de Kiko Rivera recibiese el apoyo incondicional de los suyos y unas muestras de cariño que la han reconfortado y que ella se llevará a Eibar, para compartirlas con Jota Peleteiro, el gran ausente de la boda por motivos profesionales, que la espera en la localidad guipuzcoana después del triunfo de su equipo, el Eibar, en la última jornada de liga.

Jessica Bueno y su hijo, Francisco Rivera, invitados a una boda en Los Molares

Jessica Bueno, con el nombre de ‘Jota’ Peleteiro tatuado en su mano, una madraza con Francisco, a quien no soltó ni un momento.

Jessica compartió el día con sus seguidores en las redes sociales: “Mi tocado y yo nos vamos de boda”, comentó en Instagram acompañando una instantánea de su indumentaria. Otra de las imágenes que colgó en las redes sociales tenía como protagonista a su prima hermana Genoveva, vestida de novia, a quien Jessica Bueno difuminó oportunamente: “Hoy dia de boda en molares”, escribía la modelo sevillana.

Loli Álvarez, madre de Jessica Bueno, de boda en Los Molares

Loli Álvarez, la otra abuela de Francisco Rivera, también estuvo en la boda de su sobrina Genoveva. Ella se decantó por un look rosa, aunque no fue un total pink, pues lo combinó con plateado en bolso y tocado.

A pesar de este viaje familiar a Sevilla, Jessica Bueno CONTINÚA RESIDIENDO EN EIBAR, donde piensa proseguir su día a día con Jota Peleteiro mientras KIKO RIVERA NO DEJA DE ACUSARLA de haberse llevado a su hijo al País Vasco sin su consentimiento. El hijo de Isabel Pantoja negó, en su última comparecencia televisiva, haberse reunido con su hijo en una gasolinera de las afueras de Bilbao, como se había publicado, y dice no haber visto a Francisco desde hace cinco semanas.

2 COMENTARIOS

  1. El tatuaje en la mano y esa cantidad de anillos ademas del color del esmalte hacen parecer vulgar a cualquiera , la moda de los tatuajes es horrible , a mi me recuerdan a los antiguos legionarios . Que horror !

  2. Mujer sin medias , pajaro sin plumas , deciamos antes .
    A jessica el sombrero sin llevar medias le hace un conjunto fatal , el vestido con el forro beige parece sacado de un mercadillo de barrio y las manos con ese esmalte casi negro …..pordiossssssssss .
    Va mejor conjuntada la madre , aunque tienen un os gustos excesivos las dos , demasiado de todo . El nene por lo que se puede ver tira a los pantoja en el fisico .

DEJA UN COMENTARIO