Jaime del Burgo desmiente que se haya separado de Telma Ortiz: “Es una noticia rigurosamente falsa”

El marido de la hermana de la princesa Letizia ha dado un comunicado al Diario de Navarra desmintiendo que se haya separado de Telma Ortiz, como se ha publicado hoy: “Queremos manifestar que se trata de una noticia rigurosamente falsa. No se ajusta en nada a la realidad”.

2.080
Compartir

Como ya ha hecho en ocasiones anteriores, Jaime del Burgo ha vuelto a emitir un comunicado, para informar sobre su relación con Telma Ortiz. En este caso para desmentir que se haya separado de la hermana de la princesa de Asturias, como se ha publicado: “Se trata de una noticia rigurosamente falsa. No se ajusta en modo alguno a la realidad”.

Hace unos días informábamos en www.semana.es que el hecho de que Telma haya vuelto a Barcelona. y él siga viviendo en Estados Unidos no obedecía a una crisis de pareja ni a problemas de adaptación, haciéndonos eco de una información de la agencia Europea Press.

Según la mencionada agencia, Telma ha tenido que volver a España por imposición judicial, al haberle sido denegada la autorización que había solicitado hace meses para que su hija, nacida hace cuatro años de su relación con el abogado Enrique Martín Llop, pudiera residir en Nueva York. Al parecer, es el propio Enrique quien se opone a tener a su hija tan lejos y reclama su derecho a verla con regularidad.

De momento, la hermana de la princesa Letizia, que dejó su trabajo en el Ayuntamiento de Barcelona poco antes de su boda, ha vuelto a instalarse en la Ciudad Condal y ha matriculado a Amanda en el que ya era su colegio antes de que su madre decidiera emprender una nueva vida, mientras que Jaime vivirá a caballo entre Nueva York y Londres: «Ella estará yendo y viniendo, y yo también visitaré Barcelona cuando sea posible», ha dicho Jaime. No es la solución ideal, pero sí la única que, por ahora, puede permitirse la pareja.

Compartir
Artículo anteriorMichael Douglas y Catherine Zeta-Jones celebran sus cumpleaños en Nueva York
Artículo siguienteUna camisa de cuadros, cuatro looks