Isabel Pantoja se derrumba a la salida del juzgado

Isabel Pantoja ha vuelto a vivir una escena semejante a la que tuvo que pasar tras la muerte de su marido, Francisco Rivera Paquirri, cuando seguía su féretro camino del cementerio. Las imágenes muestran cierto paralelismo entre los dos momentos, aunque lo que los motivaron obedezca a causas muy diferentes: el entierro de su marido y la salida de la Audiencia tras la lectura de la sentencia. En ambos casos, sin embargo, Isabel recibía el calor de su público.

Compartir

La cantante ha sufrido momentos dramáticos a la salida de Juzgado al intentar dirigirse hacia su vehículo tratando de hacerse paso en medio de la muchedumbre y la multitud que le impedían moverse, escoltada por la policía que intentaba despejar el paso. Muchos de los que se agolpaban allí incluso llegaron a tirar a la tonadillera del pelo y la ropa.Isabel no ha podido soportar la tensión y ha acabado desmayándose cuando estaba a punto de entrar en su coche, entre gritos y empujones, protegida por la policía nacional, sus propios acompañantes y con un ensordecedor alboroto entre las decenas de curiosos que se habían congregado frente a la Audiencia Provincial de Málaga.

Pese al dramatismo de su salida de los juzgados, la opinión general es que Isabel Pantoja ha sido la mejor parada al haber sido condenada a 24 meses de cárcel, una pena que no se hará efectiva al carecer de antecedentes penales, y a una multa de 1. 147.000 euros, cuando lo solicitado por el fiscal ascendía a 3,6 millones.

Ser la última en conocer la sentencia que le imponía el juez acabó por romper sus nervios. Impertérrita, casi sin moverse, escuchó las penas del juez para Maite Zaldívar y Julián Muñoz, y sospechó que la suya sería similar. Pero no lo fue, de hecho, esbozó una leve sonrisa al saber que no entraría en la cárcel. Con todo, la tonadillera ha vivido los peores meses de su vida y eso ha acabado por pasarle factura. Tanto, que su tortuoso camino hacia el coche que la esperaba a las puertas de la Audiencia Provincial de Málaga nos trajo a la memoria aquel día de septiembre de 1984, cuando una destrozada Isabel Pantoja seguía al féretro de su marido, Francisco Rivera Paquirri, tras su trágica muerte en la plaza cordobesa de Pozoblanco.

Isabel-montaje-ok1

Compartir
Artículo anteriorJulián Muñoz, directo a la cárcel
Artículo siguienteLetizia, se apunta al 'print animal' de nuevo