Harry de Inglaterra y Beatriz de York, los príncipes marchosos

Acudieron anoche al concierto de James Blunt en la céntrica sala Tabernacle, en Notting Hill con sus respectivas parejas. Sin duda, Harry de Inglaterra terminó coreando a su novia, Cressida Bonas, You’re beautiful… como muestra del feliz momento que viven.

Compartir

Son los dos príncipes más marchosos de la realeza británica. Los primos Harry de Inglaterra y Beatriz de York son asiduos a la noche londinense. Ayer, lunes 30 de septiembre no faltaron al concierto que James Blunt dio en la sala Tabernacle en el centro de Londres, en el mítico barrio de Notting Hill.

Harry-de Inglaterra tras el concierto de James Blunt

Harry, de 29 años, y Cressida, de 24, abandonan el concierto y entran precipitadamente en el coche que los recogió a la puerta de la sala Tabernacle.

Harry fue con su novia, Cressida Bones, un joven perteneciente a la aristocracia británica y, al igual que él, amante de la noche y las fiestas. Cressida tiene 24 años y es íntima amiga de Beatriz de York, que fue quien los presentó. Es hija de Jeffrey Bonas, un millonario de los años ochenta que ahora no vive sus mejores momentos, y de Lady Mary-Gaye Georgiana Lorna Cuzon. La princesa Beatriz lo hizo con el suyo, Dave Clarck.

Harry, de 29 años, esta FELIZ EN SU PAPEL DE TÍO con su sobrino GEORGE DE CAMBRIDGE, el hijo de su hermano Guillermo y Kate Middelton. Harry es uno de los príncipes MÁS ATRACTIVOS de la realeza europea. Beatriz, por su lado,continúa feliz y enamorada de su novio DAVE CLARCK. En definitiva, además de dos primos marchosos, dos parejas enamoradas que bailaron felices al ritmo de You’re beatiful

Beatriz-de York y su novio

Beatriz de York y su novio Dave Clarck tras el concierto.

Beatriz de York en el concierto de James Blunt

Beatriz es íntima amiga de Cressida, la novia de su primo Harry. Fue, de hecho, ella quien los presentó.

James-Blunt tras su concierto de anoche en Londres

James Blunt se toma un cerveza tras el éxito de su concierto

James-Blunt tras su concierto en la sala Tabernacle de Notting Hill

El cantante firma autógrafos a los fans que le esperaban a la salida.