Haakon y Mette-Marit, fin de semana en la nieve con Ingrid y Sverre

Los herederos noruegos cumplieron un año más con su cita solidaria en Beitostoelen, escenario de la tradicional Ridderrenn, una competición de esquí de fondo para invidentes que este año ha celebrado su cincuenta aniversario. 

2.450
Compartir

Con la única ausencia de Marius, el hijio que la princesa Mette-Marit aportó a su matrimonio con el príncipe Haakon, los herederos noruegos disfrutaron de un idílico fin de semana en compañía de los príncipes Ingrid Alexandra y Sverre Magnus, que no suelen perderse ningún año la Ridderrenn, la carrera de esquí de fondo para invidentes y personas con graves lesiones oculares que creó hace 50 años el rey Olav, abuelo de Haakon, con fines benéficos. Desde la muerte del monarca, en 1991, ha sido la princesa Marta Luisa quien se ha hecho cargo de esta cita solidaria en calidad de presidenta de honor.

Haakon y Mette-Marit de Noruega con sus hijos Ingrid y Sverre

Ingrid Alexandra, de nueve años, y Sverre Magnus, de siete, en sendos trineos tirados por su padre.

La carrera, además, se convierte en la excusa perfecta para disfrutar de un fin de semana en la nieve con los niños, de hecho, la princesa Ingrid Alexandra, de nueve años, y su hermano menor, el príncipe Sverre Magnus, de siete, lo pasaron bomba deslizándose en trineo, organizando batallas de bolas de nieve, en las que a mette-Marit le gusta participar, o poniendo a prueba la fuerza de papá tirando del trineo colina arriba.

Ingrid y Sverre de Noruega

Los hijos de Haakon y Mette-Marit pasaron un fin de semana inolvidable.

El momento de los niños llegó al término de la Ridderrenn, cuando tanto Haakon y Mette-Marit como la princesa Marta Luisa impusieron las medallas a los ganadores de la Ridderrenn. A partir de ese momento, Ingrid y Sverre se convirtieron en los auténticos reyes del fin de semana, aunque lamentaron la ausencia de sus primas, las tres hijas de la princesa Marta Luisa: Maud Angélica, de casi diez años, Leah Isadora, que acaba de cumplir ocho, y Emma Tallulah, la benjamina, de cinco. En esta ocasión, Marta Luisa tampoco contó con la compañía de su marido, Ari Behn.

A principios de mayo, los herederos noruegos viajarán a Houston, en Estados Unidos, y a su vuelta, se unirán al resto de la familia real para celebrar en Oslo el Día nacional de Noruega, que se festeja cada año el 17 de mayo.

Mette-Marit y su cuñada, la princesa Marta Luisa de Noruega

Mette-Marit, que cumplirá 40 años el 19 de agosto, y Marta Luisa, que cumplió 41 en septiembre, son cuñadas y muy buenas amigas.

Ingrid y Sverre de Noruega